Benjamín Génova, activista transgénero neuquino, aseguró que en su caso la masculinización de tórax significó “un cambio de vida extremo” que se llevó consigo “todo mi malhumor, angustia y desánimo” pero aclaró que una persona trans "no es sinónimo de modificación corporal” y que hay que respetar a quienes no desean hacerlo.

“Para las personas trans que deseamos modificar nuestro cuerpo como nos lo permite la ley de identidad de género, este derecho significa muchísimo, porque significa la posibilidad de sentirnos cómodes en nuestros cuerpos y con nuestras identidades”, dijo a Télam el joven de 35 años que está estudiando para ser docente.

No obstante, aclaró que “las modificaciones corporales no son deseadas por todas las personas trans” y la necesidad de someterse a tratamientos quirúrgicos o de hormonización varía “desde la subjetividad de cada una, cada uno y cada une”.

“Esto es muy importante saberlo, tenerlo en cuenta y respetarlo por sobre todas las cosas”, dijo Génova, la primer persona en realizarse una intervención de masculinización de tórax en el Hospital Provincial Castro Rendón de Neuquén-

Pero si bien “cuando hablamos de una persona trans no es sinónimo de modificación corporal, quienes deseamos hacerlo tenemos derecho a acceder a esto porque así lo establece el articulo 11 de la ley de identidad de género que en mi caso particular, significó un cambio de vida extremo”.

“Todo mi malhumor, mi enojo, mi angustia, mi tristeza, mis desánimos y todo lo negativo que estaba en mi vida tenía mucho que ver con no sentirme cómodo conmigo mismo, con mi cuerpo. Por eso poder acceder a al masculinización de tórax me permitió cambiar mi vida”, resaltó.

Por otro lado, alertó que en el país “todavía siguen existiendo muchísimos hospitales públicos de muchas provincias” y obras sociales “donde las, los y les compañeros no pueden acceder tal cual lo garantiza la ley, lo que es motivo de militancia exigiendo que este derecho se cumpla”

“Deberemos seguir militando y activado para que se pueda cumplir con el marco legal y que las personas trans que quieran modificar su cuerpo lo puedan”, concluyó.

Además del hospital neuquino, los otros hospitales públicos que realizan intervenciones de adecuación corporal son: Durand y Santojanni en Ciudad de Buenos Aires; Posadas en Ciudadela, en el conurbano bonaerense; Ricardo Gutiérrez de La Plata; Florencio Díaz, Rawson y Nacional de Clínicas de Córdoba; Del Centenario, Eva Perón y el Centro de Especialidades Médicas Ambulatorias de Rosario, y Hospital Central de Mendoza.

Hoy se supo que el hospital Posadas realizó las primeras dos intervenciones quirúrgicas de afirmación de género, que en este caso correspondieron a dos cirugías de masculinización de tórax practicadas a varones trans de 20 y 23 años. (Télam)