La tormenta tropical Nicole, que avanzaba hoy hacia la costa este de Florida, Estados Unidos, amenazaba con frustrar el despegue del nuevo cohete de la NASA para ir a la Luna que estaba programado para la semana próxima en el marco del programa Artemis 1.

Se espera que la tormenta, actualmente ubicada sobre el océano Atlántico, se convierta mañana en huracán cerca de las Bahamas, y que luego toque tierra en Florida el mismo día por la noche o el jueves por la mañana, según el Centro Nacional de Huracanes (NHC) con sede en Miami.

Ya se emitió una alerta de huracán en la costa, donde se encuentra el Centro Espacial Kennedy, desde donde despegará el cohete, según la agencia de noticias AFP.

La NASA anunció ayer que había decidido, en base a los pronósticos disponibles, dejar el cohete en su plataforma de lanzamiento, donde fue colocado hace solo unos días.

El cohete SLS de 98 metros de altura tuvo que ser devuelto a finales de septiembre a su edificio de ensamblaje, a pocos kilómetros de distancia, para protegerlo del huracán Ian. Entonces, el ingeniero jefe del cohete, John Blevins, explicó que para mantener al cohete en su plataforma de lanzamiento los vientos máximos debían ser inferiores a 137 km/h.

Los vientos sostenidos de Nicole alcanzaron hoy "100 km/h con rachas más altas", según el NHC.

La NASA dijo que "evaluará el estado del intento de despegue" previsto para el 14 de noviembre en función de la evolución de las condiciones meteorológicas.

Anteriormente, se habían anunciado dos fechas alternativas para el despegue, el 16 y el 19 de noviembre.

El costo del cohete, que nunca ha despegado y cuyo lanzamiento fue cancelado a último momento dos veces en los últimos meses por problemas técnicos, se estima en varios miles de millones de dólares.

La misión de prueba Artemis 1, sin tripulación a bordo, marcará el primer vuelo del principal programa estadounidense de regreso a la Luna.

En sus próximas etapas, el programa Artemis aspira a llevar a la Luna a la primera mujer y a la primera persona negra, no antes de 2025.

La NASA también quiere establecer allí una presencia humana duradera, lo que incluiría la construcción de una estación espacial en órbita alrededor de la Luna.

Para la agencia espacial estadounidense, este es un paso necesario para proyectar el primer viaje tripulado a Marte. (Télam)