La iniciativa del Instituto del Conicet “Estación Biológica Corrientes”, de juntar firmas para que los monos Carayá sean considerados como Monumento Natural en la provincia, ya cosechó 25883 adhesiones en la plataforma Change.org y aspiran obtener 35 mil para avanzar en la normativa que ampliará su protección y preservación.

La convocatoria pública fundamenta la “necesidad” de que sean considerados como Monumento Natural, entre otras cosas “porque la alteración y modificación de su hábitat natural es acelerada y sumado a las quemas intensivas, su ambiente se continúa degradando de manera alarmante”.

Además, se destaca que protegiendo a esta especie “preservamos a otros animales que viven en los bosques”.

“La convivencia entre monos y personas no pasa en todos lados, y es una situación de privilegio”, remarca la convocatoria e insta a la firma, porque “es tiempo de conservarlos”.

Al respecto, el biólogo e investigador del Conicet, Martín Kowalewski, uno de los promotores de la campaña, explicó a Télam que “todas las especies de monos en la Argentina, que son cinco, están en estado vulnerable”.

“Eso quiere decir que están amenazadas de desaparecer, el Carayá en particular está en estado vulnerable y en el noreste de la provincia de Corrientes está en peligro, igual que en Misiones, están más amenazados y quedan menos animales”, precisó.

Sobre las causas, señaló que “básicamente, la principal causa es el cambio de paisaje, la alteración de los bosques, la degradación del bosque nativo, la deforestación que se hace a demasiada velocidad”.

“Entonces los animales no encuentran dónde volver a crecer y generar nuevas familias, se va cortando y cortando, y cada vez se los pone en una situación peor de riesgo”, cuestionó el biólogo.

En tanto, señaló que una vez aprobada la ley y los monos sean monumento provincial “tendrán la máxima categoría de protección, un órgano de aplicación que en Corrientes es la Dirección de Parques y Reservas”, y además, “un presupuesto para realizar trabajos de protección de estos animales”.

“Poco a a poco esperamos que pase esto con otros animales, nos alegra que haya una concientización, porque la gente lo lee y quiere firmar”, expresó Kowalewski en declaraciones a Télam.

Finalmente, el investigador del Conicet expresó que “este es un proceso abierto, nosotros cuando más firmas logremos, más felices vamos a estar, el próximo objetivo son 35 mil firmas”.

“Ya hay un proyecto de ley en la Legislatura, pero nos interesa que la gente conozca la situación, se involucre, se sume y logremos cada vez concientización para la preservación”, concluyó. (Télam)