Las autoridades del colegio Mariano Acosta expresaron su apoyo al vicerrector de la institución, Julio Pasquarelli, luego de que la ministra de educación porteña, Soledad Acuña, le iniciara una sanción administrativa por considerar que "adoctrinó" a estudiantes y docentes en un discurso durante las tomas de escuelas secundarias hace poco más de un mes, lo que calificaron de "actitudes autoritarias".

"Queremos manifestar nuestro apoyo al vicerrector de la escuela, Julio Pasquarelli, quien ayer entró en conocimiento de una sanción administrativa a través de un medio masivo de comunicación", aseguraron las autoridades en un comunicado.

Además, consideraron "un agravante" que la ministra porteña "alejada de los canales institucionales" haya compartido la nota periodística "en sus redes" y acusaron a la funcionaria de "utilizar esto para reafirmar sus intenciones políticas".

Asimismo, sostuvieron que, frente a los "reiterados" reclamos del estudiantado, la cartera de educación porteña respondió "con falta de acción pedagógica y negación al debate".

Ante la falta de repuestas oficiales, el Centro de Estudiantes tomó una medida de fuerza que "no fue incentivada ni apoyada por docentes o directivos, a pesar de que hubo medios transmitiendo lo contario, tergiversando dichos y accionares de actores de nuestra escuela", detallaron.

Así, aseguraron que durante el abrazo "posmedida de fuerza", Pasquarelli manifestó que "no estaba de acuerdo con la toma, pero que sin embargo, como docente iba a cuidar a estudiantes, colegas y familias del Mariano Acosta", tras las "agresiones" a estudiantes e instalaciones edilicias.

Por su parte, Acuña había indicado que Pasquarelli "adoctrinó" a los oyentes de su discurso con gestos "que contribuyeron a generar violencia" y que son "un claro ejemplo de lo que no tenemos que permitir más en la Argentina", según escribió en su cuenta de Twitter.

"Como integrantes de la comunidad educativa, preocupados por la educación de nuestros chicos y chicas, adherimos a la necesidad de mejoras tanto edilicias como en lo que respecta a las condiciones de trabajo y de diálogo", sostuvieron en el comunicado, donde consideraron "indispensable" que sea escuchada la voz de la comunidad educativa.

"Rechazamos las actitudes autoritarias y estigmatizantes y reivindicamos la unidad y el consenso. El trabajo en conjunto como escuela es fundamental para lograr el fortalecimiento de nuestra querido Normal 2", concluyeron. (Télam)