El primer ministro de Australia, Scott Morrison, aseguró hoy que el país "no se dejará intimidar" por la red social Facebook después de que la plataforma amenazara con bloquear contenidos informativos a raíz del proyecto de ley que haría pagar a los gigantes tecnológicos por difundir este tipo de contenido.

En una rueda de prensa, el mandatario calificó el movimiento de "arrogante y decepcionante" después de que los usuarios australianos perdieran el acceso a todas las páginas de noticias a nivel local e internacional desde la red social, según informaciones del diario 'The Sydney Morning Herald'.

Asimismo, los usuarios que se encuentren fuera del país tampoco podrán acceder a las publicaciones informativas de medios australianos a través de la plataforma.

Varias páginas del Gobierno también han sido bloqueadas. Tanto Google como Facebook se han opuesto al proyecto de ley por considerar que no refleja el verdadero funcionamiento de Internet y "penaliza" de forma injusta estas plataformas.

Sin embargo, Google sí que ha accedido por su parte durante los últimos días a firmar acuerdos con tres de los medios de comunicación más importantes de Australia, según indicó Europa Press. (Télam)