El gobernador de La Rioja, Ricardo Quintela, no descartó hoy que se tomen medidas estrictas ante el incremento de los accidentes viales al volver a la normalidad luego del pico de la pandemia de coronavirus, sobre todo por la detección de conductores alcoholizados.

Al inaugurar una nueva comisaría en la Capital riojana, el mandatario dijo que “tenemos que tomar conciencia como ciudadanos porque es difícil solucionarlo si la sociedad no toma conciencia. No se puede permitir que una persona que no esté en condiciones de circular esté manejando un vehículo. Vamos a tomar medidas estrictas”, apuntó.

Destacó que “el decreto 840 como una cuestión represiva se tiene que eliminar, pero un 840 que salve vidas sí se debe aplicar. La policía tiene como premisa mantener la seguridad de todos y todas las riojanas. Vamos a tener que conversar y tratar de modificar estas conductas".

El decreto 840, convertido en Ley 7909 en 2018, establecía multas y secuestro del vehículo y la promoción de un conductor designado ante un conductor alcoholizado.

La ministra de Seguridad, Justicia y Derechos Humanos, Gabriela Asís, expresó a su vez que “la emergencia vial tuvo una pausa por la pandemia y con la vuelta de la normalidad se vuelve a hacer visible”.

“Necesitamos que todas y todos los riojanos entiendan que la seguridad vial es responsabilidad de todas y todos, es cuidar la vida uno y de los demás”, resaltó por último Gabriela Asís.

Click to enlarge
A fallback.

Sebastián Parisi, director del Hospital “Enrique Vera Barros”, uno de los principales de la Capital riojana confió hoy a Télam que “parece que somos hijos del rigor y que los controles deberían ser más estrictos. En la pandemia los operados por accidente aquí se redujeron entre un 50 y un 60 %”.

“Ahora estamos por llegar al peor momento en cuanto a los accidentes, por eso hoy le solicitamos al ministro de Salud (Juan Carlos Vergara) la apertura de una mesa de debate. Las cifras son muy altas”, aseguró.

“Ya vamos a tener los mismos niveles de antes de la pandemia, en el hospital tenemos 21 camas de terapia intensiva, hay 16 ocupadas y 12 son accidentados, además de los internados por accidentes en otras salas. El personal se agotó de recibir pacientes accidentados”, detalló Parisi. (Télam)