Tres astronautas entraron en el nuevo módulo de la estación espacial de China por primera vez hoy, en una etapa crucial para completar esta plataforma en órbita hasta finales de este año.

La estación forma parte de un ambicioso programa espacial de Beijing, que envió vehículos robóticos -conocidos como rovers- a Marte y la Luna, lo que convirtió al gigante asiático en la tercera nación en llevar seres humanos al espacio.

Una vez completada la estación en órbita, nombrada Tiangon (Palacio Celestial), esta será tripulada por equipos de tres astronautas que se irán rotando.

Los cosmonautas llevarán a cabo experimentos científicos y ayudarán a probar nuevas tecnologías.

China lanzó ayer el segundo de los tres módulos de la estación espacial, llamado Wentian, que se acopló este lunes a la nave central, Tianhe, informó la agencia de noticias AFP.

Unas horas después del acoplamiento, los tres astronautas que estuvieron viviendo en el módulo central desde junio abrieron la escotilla y entraron en Wentian, según mostraron las imágenes de la cadena pública china CVTV.

La tripulación, vestida con monos azules, flotó alrededor del módulo, que desprendía una luz brillante, antes de mirar a la cámara y saludar.

Wentian se centrará en la investigación científica y biotecnología, de acuerdo a la agencia de noticias china Xinhua,

El módulo dispondrá de un habitáculo para que puedan vivir tres astronautas adicionales, hasta acoger a seis personas durante los intercambios de tripulación.

El tercer y último módulo, otro laboratorio denominado Mengtian, está previsto que sea lanzado en octubre.

Tiangong, una vez completado, permanecerá en órbita a unos 400-450 kilómetros (250-280 millas) sobre la tierra durante al menos 10 años. (Télam)