Un proyecto de ley de Lengua de Señas Argentina (LSA) para que se reconozca como una lengua natural y originaria que conforma el patrimonio cultural inmaterial de las personas sordas en todo el país, fue presentado el 23 de junio pasado en el Senado de la Nación.

La iniciativa fue elaborada por la legisladora correntina Gabriela Valenzuela (UCR), junto con la Confederación Argentina de Sordos (CAS), quienes, con la comunidad sorda de todo el país, vienen impulsando una campaña a nivel nacional para que se reconozca la LSA.

Julia Valmarrosa, secretaria general de CAS, explicó a Télam que reconocer a la LSA como una lengua natural y originaria “implicaría otorgarle un estatus lingüístico sin precedentes para que deje de ser considerada una mera herramienta o sustituto en la comunicación de las personas sordas”.

Como lengua propiamente dicha -indicó- "posee una estructura gramatical completa, compleja y distinta del español".

El proyecto fue girado a comisiones bajo el Expediente S-1427/22.

El proyecto tiene como objetivo implementar políticas lingüísticas que permitan respetar, fomentar e impulsar el acceso y el uso de la LSA; accesibilizar medios y entornos para que las personas sordas puedan comunicarse, transmitir sus deseos e intereses, informarse, defender sus derechos y construir una identidad lingüística

Además, propiciar el acceso a la LSA en servicios públicos y privados vinculados a la vida cotidiana en sociedad de todas las personas que utilicen dicha lengua para comunicarse y que los establecimientos de educación garanticen todos los contenidos del currículo común.

Por otro lado, Valmarrosa remarcó que "este reconocimiento legal dejaría de lado una perspectiva de discapacidad, normalización y reparación, para centrarse en el aspecto lingüístico como una cuestión de Derechos Humanos".

El 23 de septiembre se celebra el Día Internacional de las Lenguas de Señas, proclamado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

(Télam)