La ministra de Salud de Santa Fe, Sonia Martorano, advirtió hoy que por el incremento de cuadros severos de coronavirus “hay pocas camas” libres en terapia intensiva y adelantó que “se tomarán algunas medidas antes del fin de semana” para restringir la circulación de personas.

También, el intendente de Rosario, la ciudad santafesina con mayor cantidad de casos de Covid-19, dijo hoy que la situación epidemiológica obliga a adoptar “medidas” restrictivas.

“Estamos contando camas y esto implica tomar medidas, sin dudas”, sostuvo el intendente, Pablo Javkin, y agregó que se trata de “decisiones que permitan restringir la movilidad”.

Ambos funcionarios coincidieron en intentar preservar la presencialidad en el sistema escolar y las actividades productivas, pero hicieron un llamado a la población a extremar los cuidados.

“Se hará todo para preservar la actividad económica, la presencialidad en las escuelas, pero hay cosas que deben cambiar”, dijo la ministra Martorano.

“Hay que disminuir al mínimo la socialización porque tenemos el 93 por ciento de ocupación de camas críticas”, precisó la funcionaria a radio “La Ocho”, de la ciudad de Rosario.

Martorano enfatizó que “hay poquitas camas y es posible que a la noche no haya más, ¿cuándo vamos a cambiar? ¿Cuando tengamos que internar a un hijo?”.

La funcionaria señaló que “la salud pública y la privada están haciendo todo lo posible para poner más camas, pero todo tiene un límite, que es el recurso humano”.

“Podés poner una carpa con muchas camas y respiradores, pero ¿quién atenderá a esos pacientes? ¿Cuánto más le vamos a pedir a un profesional, cuando lo único que tenemos que hacer es ponernos bien el barbijo y mantener el distanciamiento?”, se preguntó.

Martorano dio como ejemplo lo ocurrido en la ciudad de Rafaela, que tenía cinco camas con respiradores que fueron incrementadas a 35 durante la primera ola de coronavirus, pero ahora “están todas ocupadas”.

El hospital “Eva Perón” de la localidad de Granadero Baigorria, lindera con Rosario hacia el norte, informó esta tarde que tiene ocupadas las 30 camas críticas que posee el efector, 24 de ellas con pacientes de mediana edad con cuadros de Covid-19.

La ministra dijo al respecto que “la gente internada con respirador, en general, es de entre 45 y 48 años promedio para abajo, sin comorbilidades. Hoy vemos la agresividad del virus en gente joven”. (Télam)