Al menos 23 muertos y más de 130 heridos es el nuevo balance que realizaron las autoridades egipcias sobre el descarrilamiento de cuatro vagones ferroviarios ocurrido el domingo pasado en la zona del Delta del Nilo, informó la fiscalía de ese país africano.

El fiscal general "ordenó la detención de 23 personas acusadas de estar implicadas en el accidente" por "negligencia" y "el no respeto de leyes y reglamentos", según un comunicado oficial que reprodujo la agencia AFP.

El accidente tuvo lugar en la fértil zona del Delta del Nilo y causó 23 muertos y 139 heridos, según la fiscalía.

Un balance anterior, comunicado el mismo día del accidente, hablaba de 11 muertos y 98 heridos.

Según el ejecutivo, cuatro vagones de un tren que iba desde la capital egipcia hasta El Mansura descarrilaron cerca de la ciudad agrícola de Tukh.

Las causas del accidente continúan siendo desconocidas, aunque se abrió una investigación.

Este accidente se produjo tres semanas después de otro accidente ferroviario en el sur del país, en que hubo 20 muertos y 199 heridos.

En Egipto suelen producirse accidentes de tren con cierta regularidad debido a la precariedad de sus infraestructuras y a un mantenimiento insuficiente. (Télam)