Las inundaciones causadas por las torrenciales lluvias en Kentucky dejaron al menos 15 muertos y la cantidad puede duplicarse, señaló hoy Andy Beshear, gobernador de ese estado del centro-sur de Estados Unidos.

"Es devastador. Ahora la cantidad de kentuckianos que hemos perdido es de 15 y se espera que se duplique y ahora incluirá algunos niños", detalló Beshear.

En tanto, cientos de personas fueron rescatadas en botes y unas cincuenta en helicópteros de la Guardia Nacional.

Muchas rutas de la zona parecían ríos, los vehículos destrozados dominaban el paisaje y el agua con lodo alcanzaba los techos de las casas más bajas en la región de los Apalaches, informó la agencia de noticias AFP.

El gobernador declaró el estado de emergencia en media docena de condados, y desplegó cuatro helicópteros de la Guardia Nacional para ayudar en el rescate de damnificados.

En algunas zonas el diluvio dejó hasta 20 centímetros de agua en 24 horas.

El río North Fork Kentucky a la altura de Whitesburg, que usualmente tiene una profundidad de uno o dos pies, roza los 20 pies actualmente (6,10 metros), muy por encima de su récord anterior de 14,7 (4,4 metros).

"El este de Kentucky se inunda mucho pero nunca vimos algo así", agregó Besher, que contó que "la gente que se encarga de estas cosas desde hace 20 años dice que nunca vio tanta altura de agua". (Télam)