El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, a través del Servicio Nacional de Manejo del Fuego (SNMF), encabezó hoy una reunión operativa para fortalecer el esquema de distribución de aeronaves y brigadistas para optimizar la estrategia en el combate del foco ígneo que aún se mantiene activo en la zona del complejo lago Martin, del Parque Nacional Nahuel Huapi, en San Carlos de Bariloche.

En el encuentro, del que participaron también autoridades de las provincias de Río Negro y Chubut, junto a la Administración de Parques Nacionales, se avanzó en la disposición de los recursos y equipamiento para mejorar el ataque inicial del foco activo, en especial en los sectores 5 y 6 del incendio.

En el lugar operan 86 brigadistas y personal afectado al combate del incendio convocados por el SNMF y Parques Nacionales, además de cinco aviones -cuatro hidrantes y un observador- y cuatro helicópteros que operan desde las bases de Bariloche y El Bolsón.

Además, están afectadas cinco autobombas, un camión de comunicaciones y tres embarcaciones.

Para una mayor eficiencia en el traslado de los brigadistas, el campamento montado por el Ministerio de Seguridad se instalará ahora en un área más cercana al foco del lago Martin, en la zona del paraje El Manso, próximo al río Villegas.

Click to enlarge
A fallback.

Las acciones se enmarcan en el comité de crisis en alerta permanente compuesto por las carteras nacionales de Ambiente, Defensa, Interior y Seguridad que brindan el apoyo necesario para combatir los focos ígneos en la Patagonia norte.

Cabe recordar que el Poder Ejecutivo nacional declaró -a través del Decreto 6/2022 publicado en Boletín Oficial- la emergencia ígnea en todo el territorio de la República Argentina por el plazo de un año y creó un grupo de trabajo que será presidido por el Ministerio de para adoptar las medidas necesarias para propiciar y atender con carácter inminente la presupresión y combate de incendios forestales, así como la restauración de las zonas afectadas y la prevención de nuevos focos.

En el lugar operan 86 brigadistas y personal afectado al combate del incendio convocados por el SNMF y Parques Nacionales, además de cinco aviones -cuatro hidrantes y un observador- y cuatro helicópteros que operan desde las bases de Bariloche y El Bolsón.

En ese sentido, Sergio Federovisky, el secretario de Control y Monitoreo Ambiental, dijo que con la declaración de emergencia ígnea “se profundiza y otorgan mayores herramientas e instrumentos al Ministerio de Ambiente, principalmente para poder responder a una situación que es profundamente adversa”.

También remarcó que la decisión del Gobierno nacional se da como consecuencia de “dos años de sequía muy intensa que viene padeciendo la Argentina”. (Télam)