El automovilista que el domingo pasado ingresó de contramano por la avenida General Paz, a la altura del barrio porteño de Mataderos, y chocó a una camioneta, causándole heridas a sus ocupantes, permanecerá bajo arresto domiciliario con tobillera electrónica a la vez que estará inhabilitado para conducir mientras dure el proceso judicial, según dispuso el auxiliar de la Fiscalía Nro. 35, Sebastián Stoppani,

Luego de que la fiscal Celsa Ramírez imputase al automovilista por la figura de homicidio doloso en grado de tentativa y solicitase su prisión preventiva, se logró en la audiencia judicial el arresto solicitado junto con las medidas restrictivas.

El hecho ocurrió el pasado 31 de julio a las 6.45, cuando el joven de 23 años a bordo de un Volkswagen Gol ingresó a la avenida General Paz, a la altura de su intersección con Juan Bautista Alberdi, en sentido contrario y transitó por el tercer carril de la arteria en sentido al Riachuelo por una distancia de 900 metros aproximadamente, hasta la altura de la calle Emilio Castro.

Luego de esquivar algunos autos que venían en el sentido correcto de la circulación, impactó de frente con una camioneta marca Citrôen modelo Berlingo, conducida por una mujer, provocando heridas en su cuerpo como también en el de su acompañante.

Al lugar del hecho acudió personal de la Policía de la Ciudad y una ambulancia del SAME.

Los efectivos hicieron la consulta con la fiscal, quien ordenó que se realicen estudios de sangre para corroborar si el conductor se encontraba alcoholizado.

A su vez, se pudo comprobar que no contaba con la licencia correspondiente que lo habilite a conducir.

Ante esta situación, la fiscal Ramírez consideró que el automovilista condujo de manera temeraria, antirreglamentaria y con total desprecio para la vida ajena, motivo por el cual lo imputó por tentativa de homicidio y solicitó su prisión preventiva. (Télam)