El Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados y Funcionarios de Misiones resolvió hoy por unanimidad dar curso a los pedidos de jury contra el juez de Familia y Violencia Familiar Nº 2 de la Tercera Circunscripción Judicial de Puerto Iguazú, Pedro Fragueiro, acusado de varios hechos de abuso y acoso sexual.

Los dos pedidos de jury contra el magistrado fueron planteados por el diputado provincial y abogado, Rafael Pereyra Pigerl, y por el presidente y la secretaria del Colegio de Abogados de Misiones, Fernando Orbe y Valeria Soczyuk.

Los integrantes del Jurado que tomaron la decisión son la presidenta de Superior Tribunal de Justicia, Rosanna Pía Venchiarutti Sartori; los ministros titulares Cristian Marcelo Benítez y Roberto Rubén Uset; la diputada Anazul Centeno y el diputado Gustavo Alberto González; y los abogados titulares, Miguel Ángel Insaurralde y Julio César González Genes.

Fragueiro había presentado el pasado martes su "renuncia indeclinable" ante el gobernador, Oscar Herrera Ahuad, intentando de esta forma desactivar al jury en su contra, pero el mandatario la rechazó.

Sobre el juez de Familia pesan cinco denuncias por acoso y abuso sexual de mujeres, tres de ellas empleadas judiciales.

La ola de denuncias contra Fragueiro comenzó el 30 de abril, cuando una joven de Puerto Iguazú expresó que fue acosada en 2017, cuando ella intentó incursionar en el arbitraje del rugby y el magistrado era encargado de esa área en la Unión de Rugby de Misiones (Urumi).

La segunda acusación fue radicada el 4 de mayo por una estudiante avanzada de abogacía y empleada judicial que trabajaba en el juzgado de Familia y Violencia Familiar de Puerto Iguazú, donde ejercía Fragueiro.

Un día después, una mujer que tenía una causa en trámite en el juzgado de Fragueiro manifestó haber sido acosada en una de las entrevistas que mantuvo con el juez para interiorizarse sobre el estado del expediente que tenía a su cargo.

Las últimas dos presentaciones por abuso y acoso contra Fragueiro fueron radicadas en Oberá y Posadas por una empleada del Juzgado Civil y Comercial Dos de Oberá, que había trabajado con el acusado, y una ex niñera de sus hijastras.

De perder sus fueros, Fragueiro sería investigado como un ciudadano común por todas las denuncias penales radicadas en su contra y de forma separada en cada una de las jurisdicciones en que fueran realizadas. (Télam)