El Comité Operativo de Emergencia (COE) de Salta aprobó hoy el protocolo jurisdiccional presentado por el Ministerio de Educación, para que el 1 de marzo comiencen las clases en toda la provincia, y los estudiantes tendrán sus actividades de forma bimodal, con presencialidad y tareas a distancia.

“Los estudiantes van a tener un trabajo bimodal, lo que implica presencialidad y tareas a distancia, que no necesariamente tendrá que ser virtual sino que el alumno se va a llevar una serie de actividades a su domicilio para los días que no tenga que asistir al establecimiento”, expresó la secretaria de Gestión Educativa, Roxana Celeste Dib.

La funcionaria expuso hoy, tras el encuentro del COE, encabezado por su presidente, el ministro de Salud Pública de Salta, Juan José Esteban, en el que se analizó y quedó aprobado el plan jurisdiccional de retorno a clases presentado por el Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología, para que los alumnos salteños vuelvan a las aulas el 1 de marzo próximo.

Durante el encuentro, Dib detalló a las autoridades del COE el plan que se pondrá en marcha y que consiste en la recorrida por todos los establecimientos de la provincia para asegurar que el retorno a clases presenciales se concrete cumpliendo las normas de bioseguridad.

“No van a volver todos los estudiantes los mismos días, sino que se va a trabajar por grupos”, detalló la secretaria, tras lo que indicó que “se están recorriendo los establecimientos para asegurar que el día de la vuelta a clases se respete el metro y medio de distanciamiento de cada estudiante”.

Además, comentó: “estamos trabajando con aquellas instituciones que tengan albergue, para que respeten no solamente el distanciamiento, sino los 15 días en los cuales los estudiantes van a estar en los albergues y los 15 días que van a estar en el domicilio”.

El protocolo aprobado establece como normas básicas y obligatorias el cumplimiento del distanciamiento social entre las personas que asistan a la institución, el uso obligatorio de barbijos o tapabocas durante la permanencia en la unidad educativa, la higiene frecuente de manos, la ventilación de ambientes, la desinfección de superficies y la disponibilidad de alcohol en gel, o sustitutos de igual efecto sanitario, para quienes circulen en el establecimiento.

Además, prevé las medidas necesarias para garantizar la bioseguridad en los distintos ambientes y espacios comunes, como aulas, salones, comedores y baños, como así también el período de alternancia entre presencialidad y no presencialidad por parte de los alumnos. (Télam)