La Universidad Nacional de La Plata aprobará el próximo martes la restitución de los restos de tres hombres del Pueblo Wichí, que se encuentran en las colecciones del museo de la capital bonaerense, que depende esa casa de altos estudios, y serán devueltos a su comunidad en la provincia de Jujuy, se informó hoy.

Una fuente de la Facultad de Ciencias Naturales y Museo platense confirmó a Télam que el próximo martes el Consejo Superior de la Universidad local aprobará la restitución, con lo que culminará el proceso burocrático previsto para que se concrete la restitución de los restos a su comunidad originaria.

Se trata de tres hombres que fueron asesinados por soldados en los ingenios azucareros de Jujuy entre fines del siglo XIX y la década del 20 del siglo XX, según consta en los registros del catálogo del museo.

"Esqueleto Nº 1773, asesinado por los soldados del coronel Fontana en 1881. Colección Spegazzini", se lee en uno de los restos.

En otro de los hombres consta que se trata del "cerebro de un cacique wichí, n° 6847", quien tenía 40 años cuando fue "asesinado a tiros, el 11 de julio de 1921, en la calle principal del ingenio Ledesma", según registra el médico alemán Roberto Lehmann-Nitsche en su libro Viajes, de 1921.

Podés ver:

PARA MORIR DE RISA: ¿LA APERTURA QUE TODOS ESPERABAN?

El tercer wichí es el "esqueleto Nº 1774-Indio Mataco (mataco significa animal de poca monta o insignificante en castellano antiguo), masculino, Chaco Occidental", de quien se sabe que murió a principios de 1906 en San Pedro de Jujuy, y que fue desenterrado por William Paterson, médico del ingenio La Esperanza, en San Pedro de Jujuy, quien conocía personalmente a la víctima.

Este pedido de restitución se realizó en base del trabajo del Colectivo Grupo Universitario de Investigación de Antropología Social (Guias) titulado: El Familiar del Ingenio La Esperanza al Museo de La Plata, 1906, y fue realizado por la niyat wichí Octorina Zamora en representación de la comunidad Kajianteya, el 1 de junio de 2016.

El texto de su presentación expresa que "a fin de que nuestros ancestros regresen para que puedan encontrar su descanso final en el territorio sagrado de nuestra comunidad, de acuerdo con nuestra cosmovisión y cultura, y procurando así se constituya en un acto de reparación histórica para nuestro pueblo".

Podés ver:

LA PANDEMIA AMPLIARÁ LA BRECHA DE POBREZA ENTRE MUJERES Y HOMBRES, SEGÚN UN ESTUDIO DE LA ONU

El antropólogo del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI), Fernando Miguel Pepe, coordinador del Programa Nacional de Identificación y Restitución de Restos Humanos Indígenas, explicó a Télam que "desde el INAI se está trabajando fuertemente a pesar de la pandemia que nos atraviesa".

"María Magdalena Odarda dio expresas instrucciones para fortalecer el cumplimiento de los derechos de nuestras comunidades con acciones concretas. En nuestro caso particular, con la ejecución de todas las restituciones pendientes en los distintos museos del país y, en especial, de los lideres que aún se encuentran en el Museo de La Plata como es este caso o el del Toki Calfucurá", explicó el especialista.

Podés ver:

EL MEJOR MEME DE ALBERTO FERNÁNDEZ

Por su parte, Octorina Zamora dijo a Télam que "nuestros antepasados tienen que volver a su tierra, ellos eran y son gente que deben cumplir su ciclo de vida, nacer, crecer, morir y descansar en su territorio, si no el alma no descansa. Ellos, espiritualmente, están sufriendo".

Con la aprobación de la restitución del próximo martes, restará hacerla efectiva, y se prevé que eso ocurrirá el próximo 10 de diciembre, en el marco del Día Internacional de los Derechos Humanos. (Télam)