Un hombre acusado de matar a un policía en 2003 en Mar del Plata logró estar 15 años prófugo a través del cambio de identidad, tras lo cual se presentó ante la Justicia y logró ser sobreseído por prescripción.

Sin embargo, ahora la sala III de la Cámara de Apelaciones de Garantías de Mar del Plata anuló esa decisión y seguirá siendo investigado. El hecho ocurrió el 27 de octubre de 2003 cuando Alejandro Salaberry y sus cómplices ingresaron a robar aun local de computación en 20 de septiembre al 2900 en Mar del Plata y, al salir del comercio, los delincuentes se trenzaron a tiros con los policías Cristian Agusti y Cristian Fournier.

Por los disparos recibidos, Agusti murió y Fournier estuvo gravemente herido y se recuperó, mientras que los ladrones fueron todos detenidos, excepto Salaberry que logró permanecer prófugo y la Justicia dictó su detención. Salaberry se fue de Mar del Plata y se instaló en el partido bonaerense de Merlo, mientras su rostro figuraba en las pantallas de televisión y en mira de la policía.

Concretamente se mudó al barrio "Madre del Pueblo" en San Martín y con una nueva identidad, la de Lucas Lamas. Allí incluso tuvo conflictos con su vecino en 2018 a quien, en medio de una discusión, lo golpeó con un machete hasta casi quitarle la vida.

Por eso se le inició al hombre una causa por amenazas y tentativa de homicidio, y se dictó la captura del sujeto pero identificado en los papeles como Lucas Lamas, no como Salaberry. Mientras Salaberry o Lamas era buscado con captura por dos causas distintas, él volvió a usurpar otra identidad, esta vez la de su hermano Maximiliano Salaberry.

Al hacerse atender en el hospital Interzonal General de Agudos Oscar Alende, se descubrió su falsa identidad y, al ser detenido, se le encontró su documento y el de su hermano. Incluso para ese entonces, la esposa del vecino a quien Salaberry agredió a machetazos en San Martín, se presentó ante la Justicia y dijo que ese hombre se mantuvo prófugo con otra identidad.

En enero de 2019 y ante la Justicia que lo buscaba por el crimen del policía en 2003, Salaberry pidió la prescripción y enprimera instancia se le dio la razón ya que, el plazo para que prescriba ese tipo de delitos es de 15 años.

En tanto, "Usina de Justicia" se presentó junto con las víctimas y consideró que el fallo que decretó la prescripción fue dictado "bajo error judicial motivado en el accionar delictivo y fraudulento del imputado" por el cambio de identidad. Ahora, la familia del policía asesinado podría pedir la detención contra Salaberry pues la causa sigue abierta. SOF/KDV NA