El juicio contra un hombre acusado de abusar sexualmente de su hija durante 6 años, quien tras hacer pública la denuncia se quitó la vida en enero del 2020, comenzó hoy en la ciudad de Córdoba, según informaron fuentes judiciales.

El debate para resolver la culpabilidad de Walter Manuel Insaurralde se realiza en la Cámara del Crimen de Tercera Nominación, desde donde se informó que el caso será tratado bajo la calificación legal de 'abuso sexual seguido de muerte en concurso ideal con promoción a la corrupción de menores de 18 años de edad, doblemente agravada por el vínculo y por el medio intimidatorio', lo cual prevé la pena de Prisión Perpetua.

La abogada querellante, Daniela Morales Laenza, comentó a Télam que "el juicio por este tipo de delito debe ser conformado por un juzgado popular", y en ese sentido destacó que desde su defensa adhieren a la actuación, al igual que la defensa que "tampoco se opuso".

Por eso "la conformación de ese jurado popular puede llevar unos 15 días hábiles y en ese entonces seguirá el juicio", resaltó la abogada, a la vez que dijo: "Pedimos que se arme rápido y que sea público", argumentando que más allá de la pandemia con protocolos "no habría obstáculos, ni riesgos para realizarlo con modalidad semi-presencial".

La hija de Insaurralde, Sathya Aldana, había denunciado en mayo del 2017 los abusos cometidos por su padre entre los 8 y los 14 años.

Pero el 19 de enero del año pasado, cuando tenía 19 años, se quitó la vida presuntamente al no poder superar el ultraje a su integridad sexual ni las demoras en la investigación judicial.

El 21 de diciembre de 2019 Sathya había publicado en su cuenta de Facebook: "Tenía 8 años cuando mi papá empezó a abusar de mí. ¿Será que el guardapolvo no era lo suficientemente largo y lo provoqué? Me abusaba desde los 8 hasta los 14".

En el mismo texto hizo mención a que recurrió a las "autolesiones, intentos de suicidio, ataques de pánico. Me diagnosticaron depresión producto de los abusos", a la vez que cuestionó el accionar judicial por no investigar los hechos denunciados.

Sathya había denunciado los abusos en mayo de 2017 en el Polo de la Mujer y ante la fiscal de Delitos contra la Integridad Sexual, Ingrid Vago.

La Asamblea de Ni Una Menos y las Madres Protectoras de Adultos Sobrevivientes de Abusos Sexual en su Infancia (ASI) se movilizaron frente a los Tribunales II, donde se realiza el juicio.

Allí exigieron "justicia" y "basta de complicidad judicial para pedófilos. Basta de revictimización y tortura judicial",

(Télam)