Un operativo para determinar el grado de toxicidad de las aguas por efecto de cianobacterias fue realizado hoy en el Delta del Paraná, en el partido bonarense de Tigre, en donde se tomó una muestra tras las últimas mediciones que determinaron resultados "preocupantes", informaron fuentes del Ministerio de Ambiente

"Frente a la floración de las cianobacterias y el riesgo que supone la aparición de estas bacterias tóxicas, el Ministerio de Ambiente decidió tomar muestras rigurosas y sistemáticas para determinar el grado de toxicidad del agua donde aparecen estos microorganismos", afirmó el secretario de Control y Monitoreo Ambiental, Sergio Federovisky.

El funcionario aseguró que las últimas mediciones "indican grados de toxicidad preocupantes frente a lo cual el Ministerio desarrolla políticas activas para conocer la capacidad de potabilización del agua de las empresas proveedoras".

"Así podremos establecer protocolos con los municipios que determinen en qué momento debe prohibirse el acceso, la ingesta e incluso la pesca en zonas que estén con altos niveles de floración de cianobacterias y por lo tanto de toxicidad", apuntó Federovisky.

El 25 de noviembre pasado el Ministerio realizó la segunda reunión de una comisión interinstitucional que busca darle tratamiento a la formación excesiva de cianobacterias en el Río de La Plata.

Allí, se acordó el despliegue de campañas de monitoreo sostenidas en el tiempo por medio de imágenes satelitales y muestreo de aguas para advertir de forma temprana la proliferación de los microorganismos y de esa manera implementar las medidas para controlar sus impactos.

La comisión está conformada por las provincias involucradas a través del Consejo Federal de Medio Ambiente (Cofema); empresas proveedoras de agua, como Agua y Saneamientos Argentinos (AySA) y Aguas Bonaerenses S.A. (ABSA); y miembros del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet).

El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible junto a Prefectura Naval Argentina continuará la próxima semana con la toma de muestras en los distritos de San Isidro, Palermo, Puerto de Buenos Aires, Quilmes, Berazategui y Punta Lara.

El monitoreo continuará de manera sistemática durante todo el período de verano debido a que se prevé que con las altas temperaturas continúe la proliferación de dichas bacterias.

"Las cianobacterias son organismos microscópicos que se nutren de la materia orgánica del agua y son identificables por su tonalidad azul verdosa", explicaron desde el Ministerio.

Señalaron que "liberan toxinas al medio en el que se encuentran" y "pueden tornarse un problema para la salud ambiental y de las personas".

Indicaron además que "su proliferación en el Río de la Plata responde a una multiplicidad de factores: la bajante histórica que acontece en su extensión; la cantidad de efluentes vertidos, que en el contexto antes mencionado redunda en una mayor concentración; y el aumento de la temperatura estacional y como efecto del cambio climático". (Télam)