La Justicia Federal allanó hoy por tercera vez la Central Térmica San Nicolás (AES S.A.) para determinar si la empresa contaminó con metales pesados el curso del río Paraná y el suelo lindero a su predio, a través del enterramiento y vertido irregular de sus residuos, en el marco de una causa iniciada en 2021 tras la denuncia de una ONG, informaron fuentes judiciales.

Por pedido del fiscal federal Matías Di Lello, el Juzgado Federal N°2 de San Nicolás ordenó un nuevo allanamiento a la central termoeléctrica de la empresa AES S.A. ubicada a orillas del río Paraná en esa localidad bonaerense, sobre la que se inició una investigación penal por infracción a la ley de Residuos Peligrosos, indicaron las fuentes.

El de hoy es el tercer allanamiento que se realiza en AES S.A. luego de que en 2021 la ONG Foro Medioambiental de San Nicolás (Fomea) denunció ante la Justicia Federal que la empresa realiza el vertido de cenizas contaminantes -derivadas de la combustión de carbón mineral que usa para generar energía eléctrica- sin el adecuado tratamiento en el río Paraná y enterramientos de estos residuos en su propio predio y en espacios públicos linderos.

"El nuevo allanamiento se ordenó porque el fiscal no quedó conforme con la toma de muestras de anteriores procedimientos, por esa razón ahora se diligenció el pedido a la Prefectura Naval Argentina, que se encargará -incluso- de los análisis de laboratorio", señaló el abogado de la ONG querellante, Fabián Maggi.

"También se estima que en el anterior allanamiento la empresa tuvo tiempo de modificar el vuelco de efluentes, por eso en esta oportunidad se comenzó directamente con la toma de muestra desde el río", apuntó.

En esa línea, agregó que otro de los elementos valorados por el fiscal es que la empresa tiene conflictos ambientales en otros países donde opera con el mismo sistema de combustibles fósiles, como en Puerto Rico y Chile, en donde la Cámara de Apelaciones de Valparaíso clausuró una de sus plantas por la misma problemática denunciada en San Nicolás.

En los análisis de las muestras de agua y suelo recabadas en procedimientos anteriores se detectó la presencia de metales pesados como cadmio y cromo y se identificaron fuera del predio industrial grandes depósitos de cenizas que se sospecha fueron arrojados durante años por esa central termoeléctrica que utiliza grandes volúmenes de carbón mineral que generan ese tipo de residuos, apuntaron las fuentes.

A raíz de esos resultados, el juez federal Carlos Villafuerte Ruzo requirió que esta madrugada la Prefectura Naval Argentina "realice una inspección integral de la empresa a efectos de comprobar la existencia de algún tipo de caño, ducto o cañería por donde se pudieran descargar efluentes de manera clandestina hacia el Río Paraná".

Además, ordenó que "se tomen muestras de sedimentos del río Paraná en los sectores de vuelco y del puerto de descarga de carbón y el sector de acopio de cenizas a cielo abierto", e indicó que "los compuestos a monitorear son níquel, plomo, cadmio, cromo total, cromo hexavalente, cromo trivalente, vanadio, arsénico, cobre, fósforos, compuestos orgánicos, ph, hidrocarburos, fósforo y benceno". (Télam)