La Policía de Río Negro y la Unidad Fiscal Descentralizada de El Bolsón allanaron este jueves la vivienda del barrio El Mirador en la que se realizó el domingo último el asado sindicado como provocador del incendio forestal que ya arrasó con más de diez mil hectáreas de bosque nativo. El procedimiento fue autorizado por el juez de Garantías de Bariloche Juan Pablo Laurence y arrojó resultados positivos ya que, según fuentes policiales citadas por el Diario Río Negro, se secuestraron "elementos probatorios útiles para la investigación". El Gabinete de Criminalística de El Bolsón secuestró nueve teléfonos celulares y tres vehículos, pertenecientes a un hombre sospechado de ser el causante del fuego y a sus familiares, que residen en el mismo predio. La tarea policial estuvo a cargo de efectivos de la Comisaría 12 de El Bolsón que trabajaron en conjunto con las autoridades judiciales. Desde un primer momento, la principal hipótesis que barajaron las autoridades fue que el fuego se habría originado por brasas desprendidas de un asado. La gobernadora rionegrina, Arabela Carreras, al sobrevolar el incendio el martes último, había declarado que "desde el aire se ve muy claramente el lugar donde se inició el fuego, que es una vivienda particular", y señaló que en principio "sería una situación culposa y no dolosa" la que dio origen al foco ígneo. La gobernadora anunció el inicio de la investigación por la posible comisión del delito ambiental, como figura en la que se podría encuadrar el caso. El intendente de El Bolsón, Bruno Pogliano, dijo que el daño producido por el siniestro ya es "la pérdida ambiental y ecológica más grande de la historia" de esa localidad

Pogliano advirtió que el daño ambiental sufrido a causa del siniestro es "irreparable", ya que entre la vegetación nativa arrasada por las llamas se cuentan lengas de 300 años de antigüedad y cipreses de más de 100. El fuego arrasó más de 10.000 hectáreas y en las últimas horas traspasó la frontera provincial para adentrarse en territorio chubutense. Soc/OM NA