La sociedad francesa "sigue siendo profundamente sexista" y muchos jóvenes todavía consideran aceptables los comportamientos violentos contra las mujeres, alertó un informe publicado hoy por el Alto Consejo para la Igualdad (HCE), que también indicó que el 80% de las mujeres consideran que fueron "peor tratadas" en sus vidas por su género.

La sociedad francesa "sigue siendo profundamente sexista en todos sus ámbitos" y algunas de las manifestaciones más violentas se agravan, sobre todo entre los jóvenes, señaló el informe basado en una encuesta respondida por 2.500 personas.

Los resultados de la investigación del organismo consultivo señalaron que, aunque la mayoría de los encuestados lamentan el sexismo en principio, "no lo rechazan en la práctica", consignó la agencia AFP.

Alrededor del 80% de las mujeres encuestadas consideraron que fueron "peor tratadas" en sus vidas por su género, al tiempo que el 14% afirmó haber sufrido un acto sexual forzado y el 37% haber vivido alguna situación sexual no consentida.

Según el informe, las población francesa se ha vuelto más consciente de la desigualdad de género, en parte a partir del movimiento #MeToo, pero "los prejuicios y los estereotipos de género, los clichés sexistas y el sexismo cotidiano son aún moneda corriente".

Mientras que los hombres mayores siguen anclados en opiniones conservadores sobre los papeles masculino y femenino en la sociedad, los más jóvenes también suelen mostrar tendencias agresivamente machistas, agregó la AFP.

Alrededor del 20% de los hombres de entre 25 y 34 años encuestados afirmó que alardear de sus hazañas sexuales era necesario para "ser respetado como hombre en la sociedad" y un 23% justificó la violencia "para hacerse respetar".

A su vez, la mayoría de los hombres mayores de 65 años juzgaron que la imagen de la mujer en la pornografía era "problemática" y sólo el 48% de los hombres entre 15 y 34 años pensaba lo mismo.

La presidenta del HCE, Sylvie Pierre-Brossolette, urgió a las autoridades a abordar las actitudes machistas "desde una edad muy temprana", incluyendo una "acción masiva" en la educación y una regulación más estricta del mundo digital.

"El sexismo cotidiano conduce al sexismo violento", declaró Pierre-Brossolette.

En un contexto en que una cuarta parte de los hombres afirmó que "se presta demasiada atención a las agresiones sexuales", el HCE detectó una reacción negativa en la sociedad, con "incursiones machistas" en las redes sociales que buscan "silenciar a las mujeres". (Télam)