Recientes estudios de la NASA, alertaron por algunos cambios en la Luna que podrían traer consecuencias en la Tierra. Se trata del cambio de órbita de la Luna, que en la próxima década, podrían generar grandes inundaciones en varias partes del planeta, generando una catástrofe.

A raíz de la combinación del cambio climático y este movimiento, se podrían producir mareas más altas, impactando de lleno en las costas de Estados Unidos, Hawái y Guam, generando graves inundaciones.

Según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos, tan sólo en 2019 se registraron por lo menos 600 inundaciones en las costas estadounidenses.

“Solo las costas del norte lejano, incluida la de Alaska, se salvarán durante otra década o más porque estas áreas terrestres están aumentando debido a procesos geológicos a largo plazo”, sumaron desde la NASA.

Sin embargo, esta situación no es novedosa para los estudiosos en la materia. Según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos, tan sólo en 2019 se registraron por lo menos 600 inundaciones con las características que se prevén tendrán las de 2030