La Dirección de Epidemiología de La Pampa declaró un alerta a raíz de tres casos sospechosos de psitacosis en personas que al momento, se encuentran internadas bajo tratamiento y seguimiento de la enfermedad, que de no controlarse puede provocar la muerte, y que es transmitida por algunas aves como loros y cotorras.

Las tres personas son de General Pico, 135 kilómetros al norte de Santa Rosa, y se encuentran internadas bajo tratamiento y seguimiento médico.

Desde la Mesa de Zoonosis provincial se recordaron síntomas y características de esta enfermedad, la psitacosis que es una enfermedad zoonótica que puede transmitirse de algunas aves como loros, cotorras, papagayos, canarios, etc y remarcó que su sospecha, es de notificación obligatoria.

Al respecto, se explicó que la psitacosis causada por una bacteria llamada Chlamydia psittaci, por la cual la persona contrae la enfermedad principalmente a través del contacto con aves o el producto de sus fluidos y deyecciones corporales que contaminan el medio.

La puerta de entrada es principalmente aerógena, debido a la inhalación del material desecado del ave por ejemplo cuando se limpia la jaula, se les da de comer o se las observa (polvo de plumas, exudados, heces), y aclaró que "la infección interhumana es rara".

En las personas: la psitacosis puede causar enfermedades graves (neumonía) y la muerte en seres humanos si no reciben tratamiento. En general los síntomas son: fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares, síntomas respiratorios como tos seca y catarro, dificultad para respirar.

Click to enlarge
A fallback.

Las aves infectadas pueden presentarse decaídas, con pérdida de peso, conjuntivitis, diarrea, dificultad respiratoria o muerte.

Además el organismo oficial recomendó que la persona que estuvo en contacto con alguna de éstas aves y presenta sintomatología consulte al Centro de Salud más cercano, que compren aves en locales habilitados, siempre que se trate de especies permitidas y con asesoramiento veterinario.

No comprar aves en la calle a vendedores ambulantes o por redes sociales, no capturar aves silvestres y evitar levantar aves del suelo que no puedan volar (recordar que el estrés que sufre el ave por su captura puede provocar la enfermedad en un animal que estaba en perfecto estado), y mantener limpias las jaulas, higienizar diariamente con lavandina al 10% y en lugares bien ventilados.

Agregó que si aparecen aves muertas se recomienda no tirarlas y dar aviso al área de Zoonosis de la municipalidad, a la Dirección de Epidemiología del Ministerio de Salud o a la Dirección de Recursos Naturales del Ministerio de la Producción.

La venta de aves psitácidas está regulada según normas de Fauna Silvestre, por lo que sólo se pueden comercializar aves con certificado sanitario que se logra luego de la cuarentena exigida. Algunas especies de ésta familia de aves se encuentran en extinción y su comercialización está totalmente prohibida tanto por comercios habilitados como por personas particulares, concluyó Zoonosis. (Télam)