Al menos 10 estados hasta hoy están registrando incendios forestales sin precedentes que destruyeron casas y que obligaron a miles de personas a evacuar sus hogares a consecuencia del récord de altas temperaturas y la sequía.

El más grande de los incendios se está registrando en Oregón, y amenaza una parte del suministro de energía de California.

Casi 60 incendios forestales arrasaron árboles y matorrales secos desde Alaska hasta Wyoming, informó hoy el Centro Nacional Interagencial de Incendios, y más de la mitad de ellos se están registrando en Arizona, Idaho y Montana.

Los incendios estallaron cuando algunos estados del oeste se vieron afectados por una fuerte ola de calor con temperaturas récord desde hace algunas semanas.

Una mega sequía impulsada por el cambio climático también está contribuyendo a las condiciones que hacen que los incendios sean aún más peligrosos, señaló un grupo de científicos a la agencia ANSA.

El Servicio Meteorológico Nacional indicó que la ola de calor había alcanzado su punto máximo en muchas áreas y se esperaba que las advertencias climáticas comenzaran a cambiar a partir de esta noche.

"Si bien estamos anticipando ansiosamente una tendencia de enfriamiento en los próximos días, todavía tenemos otro día caluroso que atravesar", precisó la oficina meteorológica de Medford, Oregon.

El mayor incendio en Estados Unidos se estaba produciendo en la zona rural del sudoeste de Oregón.

Denominado Bootleg Fire, devastó cerca de 818 kilómetros cuadrados, un área más del doble del tamaño de Portland, y amenazó unas 2.000 viviendas, dijeron los bomberos.

Hasta el momento quemó alrededor de 21 casas y otras estructuras menores, dijo el portavoz de los bomberos, Daniel Omdal.

Los bomberos continúan luchando para delimitar líneas de contención, aunque hasta ahora no lograron rodear ninguno de los incendios que ardían en el Bosque Nacional Fremont-Winema, cerca de la ciudad de Sprague River en el condado de Klamath.

"Estamos bajo condiciones climáticas extremas. La humedad es baja, los combustibles son altamente inflamables y todos ellos proporcionan condiciones para una actividad de fuego significativa", precisó Omdal.

El incendio interrumpió el servicio en tres líneas de transmisión que proporcionan hasta 5.500 megavatios de electricidad a California, y el operador de la red eléctrica de ese estado solicitó la conservación voluntaria de energía el lunes por la noche.

En el norte de California, un par de incendios combinados arrasó con el Complejo Beckwourth. Se establecieron órdenes de evacuación para más de 3.000 residentes de áreas remotas del norte y un sector del vecino estado de Nevada.

Un incendio que comenzó el domingo en la Sierra Nevada al sur del Parque Nacional Yosemite creció a casi 39 kilómetros cuadrados.

En Idaho, el gobernador Brad Little movilizó a la Guardia Nacional para ayudar a combatir los incendios, la mayoría provocados por rayos. (Télam)