Al menos 134 personas murieron y 120 resultaron heridas en la nación africana de Sudán desde el inicio de la estación de lluvias en mayo, en las inundaciones que destruyeron o dañaron más de 128.000 hogares, informó hoy el Consejo Nacional de Defensa Civil (NCDC).

Las principales causas de muerte fueron el derrumbe de viviendas, los ahogamientos y la electrocución.

El mayor número de muertes se registró en el estado de Kordofan Norte, ubicado en el centro de Sudán, mientras que el mayor número de derrumbamientos se registró en el estado del Nilo Blanco, al sur, agregaron.

Entre mayo y octubre "suele llover intensamente" en este país africano, lo que provoca graves inundaciones que dañan las viviendas, la infraestructura y las cosechas, consignó la agencia de noticias AFP.

En agosto, la capital de Sudán, Jartum, había declarado el estado de emergencia debido a las graves inundaciones en seis estados del país, en medio de una crisis económica, concluyeron desde la agencia. (Télam)