Un análisis publicado en la revista científica Science destacó que los compromisos reforzados para 2030 y las metas de descarbonización fijadas para el año 2050 pueden impedir la posibilidad de alcanzar los peores resultados climáticos con un aumento de hasta 4 grados de la temperatura media global para fines de siglo.

"Estamos mucho más cerca de alcanzar el objetivo de los 2 grados que hace seis años, cuando se firmó por primera vez el Acuerdo de París. La ola de compromisos climáticos reforzados y los objetivos de cero emisiones aumentan significativamente nuestras posibilidades de permanecer por debajo" de ese aumento de temperatura, anunció Allen Fawcett, jefe de la subdivisión de Economía del Clima de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, uno de los autores del estudio.

El trabajo evalúa cómo el aumento de la ambición representado en estas nuevas promesas afecta a las posibilidades de cumplir los objetivos del Acuerdo de París.

Luego de calcular los resultados probabilísticos de la temperatura durante el siglo XXI para cinco escenarios de emisiones (desde la no contribución de nuevas acciones climáticas hasta la actualización de compromisos para lograr una descarbonización del 5%), los autores encontraron que las promesas actualizadas -tanto las contribuciones determinadas a nivel nacional (CDN) como los compromisos de neutralidad climática- proporcionan a corto plazo una base más sólida para alcanzar los objetivos a largo plazo del Acuerdo de París.

Los investigadores partieron de un escenario hipotético de no renovación de políticas climáticas, en el que no se adoptaría medida adicional en materia de cambio climático, y otro en el que los estados no cumplirían con sus objetivos de CDN y seguirían descarbonizándose más allá de 2030, al ritmo de las políticas actuales.

Los resultados de la investigación, que combinó las promesas de cada país con el último informe del IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático) muestran que con las CDN presentadas antes de la Cumbre del Clima de Glasgow se puede conseguir limitar en mayor medida el aumento de la temperatura que con las promesas originales de París.

Click to enlarge
A fallback.

Con las de Glasgow tenemos cerca de un tercio de posibilidades de frenar el incremento de la temperatura por debajo de los 2 grados.

Si los países cumplen con la ambición representada en sus CDN, continúan aumentando la ambición a un ritmo consistente con sus compromisos actuales, y formalizan sus objetivos de cero emisiones netas (neutralidad de carbono), "entonces hay una posibilidad del 34% de limitar el cambio de temperatura por debajo de los 2 grados", subrayó Fawcett en una entrevista realizada por la agencia científica española SINC.

Pero "con una mayor ambición y un aumento de los compromisos más allá de 2030, la probabilidad de mantenerse por debajo de los 2 grados puede aumentar a más del 60%. Para llegar a los 1,5 grados sería necesario, sin embargo, reforzar aún más los compromisos presentados este año", agregó el científico.

La importancia de la COP26 de Glasgow radica en que es la primera prueba para este mecanismo de reajuste y actualización de las contribuciones nacionales establecidas en París en 2015.

"Si los países no cumplen sus compromisos, sino que solo mantienen sus políticas actuales hasta 2100, seguimos descartando en gran medida los peores resultados climáticos de 4 grados o más. Sin embargo, hay más de un 90% de posibilidades de que la temperatura supere los 2 grados", concluyó Fawcett. (Télam)