El procurador de la Corte Suprema de Justicia de Santa Fe, Jorge Barraguirre, afirmó hoy que el juez Rodolfo Mingarini, sometido a un juicio de destitución por haber liberado a un imputado de abuso sexual debido a que usó preservativo, tiene un "sesgo en contra de las evidencias que presentan las víctimas".

Mingarini es investigado en diez causas en las que tomó resoluciones que, a juicio de la Procuración, favorecieron a imputados por abuso y redujo penas a condenados.

La más conocida es la de septiembre del año pasado, que motivó su suspensión, por haber liberado con restricciones a un imputado por abuso sexual porque utilizó preservativo.

"No era el caso central o único, y movió a que la Procuración haga una investigación preliminar que culminó en detectar diez causas adicionales donde veíamos un tipo de patrón, sesgo, un tipo de razonamiento que no se condice con el conocimiento que tiene que tener un juez para fundar sus causas", dijo Barraguirre.

El juez Mingarini comenzó a ser juzgado ayer con la audiencia de vista, donde Barraguirre y el imputado expusieron sus valoraciones sobre el mérito de la prueba que ambos aportaron a la causa.

Barraguirre dijo hoy en una entrevista con radio Universidad de Santa Fe que ese patrón, ese "tipo de consideración en el que se pone en duda el relato de la víctima y la evidencia forense, de psicólogas forenses, se reitera en otras causas" que estuvieron a cargo de Mingarini.

"Esto fue lo que presentamos al Tribunal y lo que quisimos hacer es que los hechos hablen por sí mismos, por eso presentamos los registros de audio y videos", añadió el funcionario judicial.

En ese sentido, agregó que "no es un problema de libertad, sino de sesgo en contra de las evidencias que presentan las víctimas".

Mingarini está siendo sometido a un juicio de destitución por un Tribunal que dictará sentencia dentro de los próximos diez días y es integrado por los miembros de la Corte Suprema, el diputado Maximiliano Pullaro, el senador Armando Traferri y representantes de los Colegios de Abogados de Rafaela y Reconquista.

La causa por la cual la Justicia comenzó a investigar a Mingarini se ventiló en mayo del año pasado, cuando liberó con restricciones a un acusado de abuso porque le generó "duda" que se haya colocado un preservativo antes de cometer el hecho.

“Podemos pensar que habría habido relaciones forzadas, pero no puedo entender cómo si va a tener relaciones forzadas, empujándola, sometiéndola, se tomó el tiempo, no puedo reconstruir cómo hace para colocarse el profiláctico y luego avanzar sobre el cuerpo de la víctima que según lo que está acá, se negaba", dijo Mingarini en la audiencia de prisión preventiva. (Télam)