Expertos de la ONU en derechos humanos realizaron una declaración conjunta denunciando la vulnerabilidad que sufren las personas lesbianas, gays, bisexuales, trans y de género diverso, al migrar de sus propios países debido a la persecución y discriminación por motivos de orientación sexual e identidad de género, e hicieron un llamado a todos los gobiernos para asegurarles protección, trato digno y garantías de sus derechos fundamentales, se informó hoy desde el sitio web de Naciones Unidas.

“De los 84 millones de individuos desplazados que existen actualmente en el mundo, las personas que pertenecen al colectivo LGBT se destacan entre las más vulnerables y marginadas”, afirmaron los relatores de derechos humanos de la ONU.

Al respecto, explicaron que el motivo del desplazamiento de ese grupo “se debe muchas veces a que residen en países que no ofrecen una protección sólida de los derechos humanos”.

Entre las causas que los impulsa a migrar de sus países de origen, los expertos remarcaron “la exclusión socioeconómica alimentada por la estigmatización, la discriminación, los conflictos armados, las catástrofes naturales, el cambio climático y la persecución por agentes estatales y no estatales”.

Aún así, destacaron que, al migrar también se enfrentan a "peligros similares o mayores de violencia de género, xenofobia, racismo, misoginia, discriminación por edad, marginación socioeconómica, exclusión de servicios esenciales como un refugio y una vivienda seguros y adecuados, falta de acceso a alimentos y artículos no comestibles básicos, falta de atención médica y servicios psicosociales, y falta de acceso a los servicios financieros o apoyo a los medios de subsistencia”.

Y agregaron que: “Las vulnerabilidades estructurales a las que se enfrentan las personas LGBT se ven intensificadas por su estatus como migrantes, solicitantes de asilo, refugiados o desplazados internos”.

En este sentido, son las que “corren más riesgo de sufrir abusos físicos y psicológicos, golpizas, violaciones, torturas y asesinatos, ya que su expresión de género visible se percibe a menudo como un desafío directo a las normas sociales dominantes".

Además, "se las margina de la economía formal al bloqueárseles la entrada al mercado de trabajo, aumentando, en consecuencia, su riesgo a la explotación sexual y otros atropellos", precisaron.

Para concluir plantearon que “es esencial abordar el origen de los desplazamientos y garantizar que el colectivo LGBT pueda vivir libre de la violencia y la discriminación en sus comunidades para que no deban buscar protección en otro lugar”.

En este sentido, consideraron que debido al aumento de los desplazamientos de este colectivo, “son los Estados, las empresas, las organizaciones humanitarias y de la sociedad civil, las que deben invertir en el desarrollo de políticas y programas basados en los derechos humanos que tengan en cuenta las dimensiones del desarraigo forzado, la orientación sexual y la identidad de género”, enfatizaron. (Télam)