El Servicio Nacional de Manejo del Fuego (SNMF), dependiente del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, advirtió hoy sobre el aumento en las condiciones de peligrosidad de ocurrencia de incendios forestales y de pastizales producto de las sequías y a las altas temperaturas registradas en gran parte del país.

En este sentido, la cartera recomendó extremar las medidas de prevención y el cuidado del agua corriente.

Dado el contexto, el secretario de Control y Monitoreo Ambiental, Sergio Federovisky, alertó que “la ola de calor anunciada para los próximos días puede ser un caldo de cultivo para que los focos en diversas provincias puedan aparecer o propagarse”.

“Esta semana vamos a tener una ola de calor infrecuente, a la cual vamos a tener que acostumbrarnos porque es una de las consecuencias del cambio climático”, señaló el funcionario nacional.

Luego añadió que "es un momento de sequía extrema que lleva dos años consecutivos y de una ola de calor que se viene anunciando. Hoy en día, prender fuego, aunque sea en zonas permitidas, puede provocar un desastre”.

Ante esta situación, la Administración de Parques Nacionales (APN) anunció la prohibición de realizar fuego en los campamentos abiertos de las áreas protegidas a fin de evitar la ocurrencia de focos ígneos.

Click to enlarge
A fallback.

Al respecto, la APN remarcó que “el primer nivel de responsabilidad de combate de los focos ígneos depende de las provincias. Si la magnitud del incendio supera la gestión provincial y el apoyo regional, el SNMF puede poner a disposición, previo requerimiento de las jurisdicciones, aviones hidrantes, helicópteros y brigadistas”.

El último reporte mensual de alerta temprana elaborado por el SNMF del Ministerio de Ambiente informó que la región patagónica se encuentra atravesando su temporada de incendios con temperaturas mayores al promedio y precipitaciones deficitarias. Sobre el noreste patagónico, sudoeste de Buenos Aires y sur de La Pampa, las precipitaciones registradas podrían dar lugar a mayor carga de combustible para los próximos meses.

Y señaló que, “la zona del Delta, el sudeste de Buenos Aires y extremo noreste del país deberán mantenerse vigilados debido a que los indicadores se mantendrían elevados, asociado a la falta precipitaciones y a que los escenarios previstos son similares a los esperados para el centro y norte patagónico".

Finalmente, agregó que “las olas de calor que padece el país están asociadas al fenómeno de El Niño/Oscilación del Sur (ENOS), un proceso natural caracterizado por la fluctuación de las temperaturas del océano en la parte central y oriental del Pacífico ecuatorial, asociada a cambios en la atmósfera”. (Télam)