La abogada de Ivana Massimino, expareja del exsenador y exgremialista Ariel Rosendo, que fue condenado ayer a 3 años de prisión en suspenso, aseguró hoy que no se aplicó la perspectiva de género en el proceso, ya que el fallo “deja nuevamente desprotegidas a una mujer y a una niña”.

Así lo manifestó a Télam la letrada Leticia Lattini, quien además dijo que se sorprendió por el fallo y adelantó que lo “apelará luego de ver sus fundamentos” porque deja en libertad a “una persona probadamente violenta y no exige la aplicación de, por ejemplo, las tobilleras duales con las que cuenta el Estado para controlarlo”.

Los hechos por los que se juzgó al imputado sucedieron el 18 de mayo de 2020 durante el aislamiento social, preventivo y obligatorio por la Covid-19, cuando el exsenador ingresó de manera violenta al domicilio de su exesposa rompiendo las puertas de ingreso a la morada y sustrayendo una serie de bienes muebles que eran propiedad de Smata.

“Rosendo violó una orden de restricción que tenía contra Massimino el día de los hechos que se ventilaron en el juicio oral, es decir que no existe certeza sobre que no lo volverá a hacer”, agregó la abogada.

Asimismo, durante en el juicio, se establecieron “un sinnúmero de violencias contra su hija menor de edad, obligada a participar de un delito, acusada como instigadora de un robo por el que fue condenado y utilizada como escudo para aliviar su situación procesal”.

“Sobre esto nada se dijo, ni se tomó ninguna medida para que la criatura que ahora convive con su madre quede a resguardo de este hombre que ha demostrado que no internaliza ninguna norma, más que las propias”, explicó Lattini

Y, agregó: “Entramos en un terreno muy delicado, por falta de perspectiva de género bien aplicada ya que las dos víctimas de Ariel Rosendo hoy quedan desprotegidas ante el accionar de una persona llena de contactos y complicidades sociales debido a la representación pública y social que tuvo en su momento”.

"¿Para qué se publicita la necesidad de capacitación con la Ley Micaela si los jueces no van a internalizar sus postulados como herramientas de juicio a la hora de proteger la vida e integridad de las mujeres?, se preguntó la letrada.

Tras el juicio, el tribunal presidido por Aníbal Astudillo, e integrado por las magistradas Sandra Ehrlich y Daniela Estrada, condenó ayer a Ariel Omar Rosendo, con un voto en disidencia, a 3 años de prisión en suspenso por los delitos de "robo simple (dos hechos), desobediencia a una orden judicial y violación de las medidas antiepidémicas".

Dispusieron, además, una prohibición de acercamiento respecto de su exesposa a menos de 200 metros del lugar de residencia, esparcimiento y frecuencia de la misma hasta el agotamiento de la pena impuesta, pero sin obligatoriedad del uso de dispositivos legales duales que puedan controlarlo y mantenerlo lejos de sus víctimas, señaló Lattini.

Con respeto al robo reconocieron el perjuicio causado a Smata, pero no la violencia ejercida sobre su defendida, quien “sufrió un despojo a manera de disciplinamiento por parte del acusado”.

“El no tenía necesidad de entrar a la casa a buscar nada porque ya se había llevado sus cosas, sin embargo entró con violencia y se llevó la cama matrimonial que usaba Ivanna para amedrentarla y someterla a un castigo machista”, aseguró la abogada querellante.

Tampoco se tuvo en cuenta el sufrimiento causado a la menor, a quien su padre acuso de ser “instigadora” del delito que cometió utilizando la fuerza, “destruyendo bienes gremiales y utilizándola como escudo ante la Ley para pedir un alivio a su situación procesal”.

“De hecho una vez que recuperó la libertad dejo de comunicarse con la niña y de pedirle favores para que intercediera ante los jueces, la criatura ha sido cosificada y utilizada por Rosendo para lograr sus fines y tampoco nada dice que eso cambie porque el hombre ha demostrado ser capaz de manipularla para lograr sus objetivos”, aseguro Lattini.

(Télam)