Integrantes de la organización Actrices Argentinas acompañaban hoy desde el sector verde dispuesto en las inmediaciones del Congreso Nacional el debate del proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, que se realiza en la Cámara de Diputados desde las 11.

Alejandra Flechner manifestó a Télam que sigue el debate "con toda emoción porque hace dos años pasó todo, se dijo todo y lo único que pasó fue que no se aprobara la ley, así que estamos pendientes de que se apruebe".

"Creemos que eso va a suceder, apostamos a que sí, toda una sociedad apuesta a que sí y aquí estamos", señaló bajo un sol intenso.

En tanto, Tamara Dawi recordó que "la lucha del derecho al aborto hizo que siguiéramos organizándonos en asambleas; no paramos nunca desde marzo de 2018 con la noción de que aún conquistada la ley, la lucha va a seguir con su implementación organizándonos por las pequeñas concesiones que pueda llegar a haber, porque estamos por la emancipación política de los cuerpos y no retrocedemos ni un paso".

Las actrices señalaron que harán la vigilia y Flechner aclaró que "la convocatoria en consonancia con todas las organizaciones fue con mucha conciencia de la pandemia, con mucho barbijo verde, con muchos cuidados, sin actividades que impliquen amontonamiento de personas".

Por su parte, Julieta Ortega expresó sobre el debate que se está llevando a cabo en el Congreso: “Estoy con mucha esperanza. Espero que esta vez sí se legisle a favor del derecho que deberíamos tener todas las mujeres y personas gestantes a decidir”.

“Nos va a convertir en un país más justo, donde venga de la clase social que venga una mujer que decide no seguir adelante con un embarazo tenga la asistencia del Estado para el acceso a un aborto seguro”, manifestó a Télam la intérprete de títulos como “Un gallo para Esculapio”, “Graduados” y ”Los Roldán”, entre otros.

Asimismo, la autora y directora de cine y teatro Eloísa Tarruella dijo que “hoy es un día fundamental para las mujeres. Necesitamos que se haga efectiva la media sanción para que salga la legalización del aborto libre, legal y gratuito. Es lo que pido, lo que deseo y por lo que lucho desde adolescente. Es un derecho fundamental de la mujer poder decidir libremente sobre su cuerpo, sin que intervenga nada ni nadie de otro ámbito, como la iglesia, en esa decisión tan personal, tan individual como querer o no ser madre”.

“Pienso que estamos a punto de lograrlo. Todos sabemos que que todavía sea ilegal la práctica del aborto en Argentina habla de una hipocresía muy grande. Todos sabemos que el aborto clandestino se hace y que muchas veces termina con la muerte de las mujeres en condiciones terribles o con daños físicos y no queremos más eso”, agregó la realizadora del filme “Bailar la sangre” (que codirigió junto a Gato Martínez Cantó) y de los documentales “El objeto de mi amor” y “Gené, en escena”.

“Queremos que la mujer que toma esa decisión pueda hacerlo con todas las condiciones sanitarias y emocionales para ser contenida y no en la clandestinidad como sucede día a día. Qué sea ley, se nos debe. Que empecemos el 2021 con el aborto libre, legal y gratuito para todas”, concluyó la también autora y directora de obras como “El mundo en mis zapatos” y “Como el clavel del aire”.

También, se expresó la cineasta Marina Zeising: “El debate no es sí o no al aborto. No hay que ser hipócritas. El aborto aunque no nos guste es algo que pasa y si pasa necesita ser regulado para que sea seguro, legal y gratuito. Por lo tanto, que haya debate es hacerse cargo como sociedad que eso pasa y pasará aunque siga siendo clandestino.”

“Defender la vida es despenalizarlo y legalizarlo para evitar que sigan muriendo mujeres. Impedirlo es defender el aborto clandestino y que sigan pariendo niñas producto de embarazos no deseados o hasta de violaciones difíciles de comprobar, quién piensa en las consecuencias que genera en las niñas y sus hijos que son obligadas a ser madres”, manifestó la realizadora de “La lupa”, “Lantéc Chaná” y “Habitares”.

“Por otro lado, no entiendo por qué se le da espacio a las religiones en un debate parlamentario cuando en el Congreso se está hablando sobre salud pública y no sobre espiritualidad. El Estado debería ser laico por respeto a toda la ciudadanía. Tampoco entiendo por qué la justicia patriarcal sigue teniendo micrófono sobre un tema netamente femenino, porque se trata de un debate en torno a las decisiones de nuestro cuerpo. Me gustaría que la vehemencia con la que la iglesia repudia la legalización la volcara en apartar a los curas pedófilos y dejar de cubrirlos”, concluyó la cineasta. (Télam)