Una abogada que cumplía funciones en el Ministerio Público de la Acusación de Jujuy (MPA) y denunció al titular del organismo, Sergio Lello Sánchez, por violencia de género, maltrato laboral y amenazas, seguirá cumpliendo tareas en otra dependencia judicial, tras una resolución del Superior Tribunal de Justicia, se informó hoy.

Agustina Aramayo, ahora exempleada del MPA, denunció en 2016 al fiscal general, Lello Sánchez, recurrió al máximo Tribunal provincial y obtuvo el apoyo de organizaciones feministas para visibilizar la situación de violencia que padecía.

En ese momento, la abogada refirió que desde que se conformó el organismo fiscal fue trasladada en al menos nueve oportunidades, y aseguró que fue víctima de “maltrato laboral, humillación y denigración”.

Durante los primeros meses de este año Aramayo relató que desde el MPA intentaron dejarla cesante al impulsar un sumario en su contra, por lo que la víctima amplió su denuncia de persecución.

Hoy, la abogada defensora de la víctima, Claudia González, afirmó en una rueda de prensa que “la cuestión planteada respecto a la situación de violencia que afectaba a la abogada Agustina Aramayo en el MPA se resolvió de la mejor manera”.

La representante legal, precisó que la Justicia, “ha dispuesto el traslado de la denunciante ante un pedido puntual que hicimos para que ella pueda seguir trabajando y desempeñando su profesión en un lugar distinto de trabajo, tal como lo indicaron sus médicos tratantes”, explicó.

Tanto el titular del MPA, Lello Sánchez como el presidente del Superior Tribunal de Justicia, Federico Otaola, “aceptaron la solicitud y se logró el traslado de la abogada violentada por lo que ahora depende del Poder Judicial de la provincia”, indicó.

A partir de la denuncia realizada por Aramayo, la Comisión de Género de la Legislatura jujeña que encabeza la diputada, Leila Chaher, autoridades del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad, y organizaciones feministas de la provincia se solidarizaron con la víctima en diversas manifestaciones.

“Mi mayor agradecimiento para las organizaciones de mujeres quienes están en el campo y conocen las situaciones de violencia que afecta a todo el país pero en Jujuy supera la media nacional en relación a los femicidios”, sostuvo González.

En ese sentido, celebró que el caso de Aramayo se haya resuelto, al considerar que ello “tiene que ver con la intervención de tanta gente que le creyó desde un primer momento”, manifestó.

“Hay que denunciar, hay que recurrir a los entes administrativos y buscar asesoramiento en las organizaciones feministas porque se puede y se debe terminar con el problema de la violencia”, señaló finalmente. (Télam)