La expresidenta de la Federación Argentina LGBT y actual directora de la Casa Trans, Marcela Romero, aseguró hoy estar "encantada" con el embarazo del varón trans Franco Di Pietro y el proyecto de familia que están llevando adelante con la también trans Hannah Palacios, porque "a nuestra generación le prohibieron formar una familia, pero ellos tienen la oportunidad de hacerlo".

"Franco y Hannah se conocieron acá, empezaron a salir y un día nos dijeron 'queremos tener un hijo'. Y yo les dije '¡qué lindo escuchar esto que no pudimos escuchar en nuestra generación, a la que le prohibieron formar sus parejas y ser madres'", dijo a Télam esta activista trans que también fue secretaria general de la Asociación de Travestis, Trans y Transgéneros de Argentina (ATTTA) a la que pertenece la Casa Trans.

Romero contó que "muchas de nosotras teníamos como parejas a mujeres cisgénero y no lo podíamos decir, otras teníamos parejas trans y tampoco lo podíamos decir" porque "el machismo total" de hace 30 o 40 años, no lo permitía.

"Muchas de nosotras nos privamos de dar amor a compañeras, porque nosotras mismas nos cuestionábamos 'si yo me construí como mujer, ¿cómo voy a estar con otra mujer?'", dijo la directora de esta institución que en pandemia estuvo abocada a la entrega de bolsones alimentarios para la población trans, además de sus habituales servicios de consejería, talleres, atención de la salud y asistencia legal y social.

En cambio, "esta nueva generación" está ejerciendo los derechos que les permiten "disfrutar de una salud sexual y reproductiva como tiene que ser, es decir, pudiendo decidir" con quién quieren encarar un proyecto de pareja, "si quieren ser padres o madres y formar su familia".

"Yo estoy encantada con que ellos vayan a tener un hijo y quizás yo lo hubiese hecho a los 20 años, pero no tuve oportunidad porque no existía la fertilización asistida y tampoco nosotras podíamos acceder a eso", aseguró.

Por otro lado, Romero valoró positivamente que Franco se animara a "recorrer este camino de gestar", algo que otros varones trans no se permiten a sí mismos.

"Hay hombres trans que dicen 'yo hijos no, porque soy un hombre' y se siguen construyendo desde el machismo, como si les quitara masculinidad el hecho de gestar", dijo.

"También algunos varones trans se quieren hacer en dos días la mastectomía, quitarse el útero e implantarse los órganos masculinos porque creen que eso es ser un hombre, sin tener en cuenta el amor afectivo y el placer", agregó.

En otro orden de cosas, la activista ponderó que el proyecto oficial de interrupción voluntaria del embarazo que se debate en el Congreso hable de "personas con capacidad de gestar", porque "hay muchos varones trans que han tenido hijos no deseados por violaciones correctivas" u otro tipo de circunstancias, y de haber podido hubieran elegido la vía del aborto legal, seguro y gratuito.

"Hay que entender que hay una población de hombres trans masculinos que gestan y ellos también tienen que tener el derecho a decidir", aseguró Romero.

Por último, afirmó que "lo mejor que nos puede pasar es tener un proyecto de vida" y las últimas leyes de ampliación de derechos para el colectivo LGBTIQ+ "nos permiten eso: casarte, divorciarte, tener hijos, gestar…lo que quieras". (Télam)