Fundada el 12 de agosto de 1821 por el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Martín Rodríguez, y su ministro de gobierno, Bernardino Rivadavia, la Universidad de Buenos Aires (UBA) es la mayor universidad de Argentina y está considerada uno de los centros de estudios más prestigiosos de América y del mundo.

Este año ocupó el lugar 66° en el Ranking Mundial de Universidades QS que la ubicó como la mejor universidad de Iberoamérica basada en su calidad de enseñanza, su nivel de investigación y en su internacionalización.

La llamada Manzana de las Luces, que en ese entonces pertenecía al templo de San Ignacio, fue el escenario de la fundación bajo la denominación de Universidad Mayor, con fuero y jurisdicción académica.

El sacerdote Antonio Sáenz, justamente, fue designado su primer rector, y así nació como una institución moderna y laica, impregnada del progresismo iluminista, que junto a la de Córdoba, se erigirían como decanas de las universidades argentinas y pioneras de la educación superior.

Según su edicto constitutivo, la UBA se constituyó sobre "las calamidades del año veinte que lo paralizaron todo, estando a punto ya de realizarse. Pero habiéndose restablecido el sosiego y la tranquilidad de la Provincia, es uno de los primeros deberes del gobierno entrar de nuevo a ocuparse en la educación pública y promoverla por un sistema general".

La UBA se organizaría en seis departamentos: Primeras Letras, Estudios Preparatorios, Ciencias Exactas, Medicina, Ciencias Sagradas y Jurisprudencia.

Desde aquellos primeros años hasta la actualidad, la Universidad de Buenos Aires atravesó los vaivenes propios del país en sus tiempos así como sus circunstancias políticas, sociales y económicas.

En 1865 se organizó como una federación de Facultades y pasó a ocuparse sólo de la formación universitaria, dejando para la provincia, la responsabilidad de la educación inicial.

En 1881 fue nacionalizada y pasó a depender del estado nacional.

Los reclamos estudiantiles a principios del siglo XX pondrán fin al gobierno de los Consejos Académicos que fueron sustituidos por Consejos Directivos.

En 1918 estalló en Córdoba el movimiento de la reforma universitaria y bajo su influjo se realizó una nueva reforma del Estatuto que permitió armonizar las modificaciones introducidas en 1906 con el ideario reformista.

A partir de 1930, los golpes de Estado, que se repetirán en todas las interrupciones del orden democrático y constitucional, producirán embates contra los sectores universitarios.

En 1945 la Universidad volverá a perder su autonomía y en 1946 será nuevamente intervenida, no obstante, en este período se sientan las bases para la carrera docente, se establece la gratuidad de la enseñanza universitaria y se elimina el examen de ingreso.

En 1955 estudiantes y graduados nucleados en la FUBA ocupan la Universidad y elevan una terna de posibles candidatos al rectorado. Es así que se retomaron los principios reformistas de la autonomía universitaria y el cogobierno, y se inició uno de los períodos -1956/1966- que la UBA mencionó como "la década de oro".

Los Premios Nobel a Luis Federico Leloir (1970) y a César Milstein (1984), que con el Premio Nobel de Houssay constituyen la tríada de argentinos Premios Nobel en Ciencias, corresponden a investigaciones de esa época, como en el caso de Leloir, y al período de formación posdoctoral, en el caso de Milstein.

También pasaron por los claustros de la UBA los premios Nobel de la paz Adolfo Pérez Esquivel y Carlos Saavedra Lamas.

A partir de mediados de 1985 comienzan a realizarse elecciones en los diferentes claustros, para culminar en marzo de 1986 con la Asamblea Universitaria.

Los primeros años de la transición democrática trajeron varias innovaciones institucionales. Se comenzó a eliminar las restricción al ingreso a la Universidad, se suprimieron los aranceles y, se suprimieron los exámenes de ingreso.

En los últimos años el sistema universitario público creció y se diversificó expandiéndose a provincias y regiones que hasta entonces carecían de acceso a la oferta de educación superior.

(Télam)