El exfutbolista y actual director técnico de la reserva del club Argentinos Juniors, Cristian Zermatten, quien el pasado miércoles sufrió un asalto junto a su familia en su casa de la localidad bonaerense de Ramos Mejía, dijo hoy que los ladrones permanecieron en su casa "entre 10 y 15 minutos" y que en ningún momento les exhibieron armas, aunque "se palpaban como diciendo si hacen algo, algo les puede pasar".

En la puerta de su domicilio, Zermattem (47) relató esta mañana a la prensa que el hecho se inició cuando su hijo salió del domicilio y él y su mujer se disponían también a irse con su hija.

"Escuhamos ruido en la puerta creyendo que era nuestro hijo que volvía y no era así. Entraron, quisimos salir pero me tiraron al piso con mi hija en la cocina y a mi señora la llevaron arriba pidiendo plata", recordó el exfutbolista.

Los delincuentes, según contó, se spoderaron de cosas de valor, ropa deportiva, zapatillas, electodomésicos y celulares, que cargaron en su camioneta, que también robaron.

"Nosotros tratamos de pasar el tiempo, queríamos que se vayan. No fueron violentos para nada, sí (se manifestaban) en un léxico en el cual ellos están acostumbrados", agregó.

Sobre cómo ingresaron los ladrones a su casa, el DT dijo que cuando pudo luego ver las imágenes de la cámara de seguridad de una vecina se los ve que "quieren manotear dos o tres puertas de una casa y no pudieron" hasta que llegaron a la suya, donde "la reja estaba abierta, cerrada pero sin llave", así que lograron entrar.

"Esos detalles hay que tenerlos en cuenta, son cosas de segundos que te pueden cambiar la vida", reflexionó.

Finalmete Zermattem dijo que su hija y su esposa "están bien" aunque con "el shock emocional de lo vivido".

El hecho ocurrió el pasado miércoles en una casa ubicada en la calle Maipú al 500, de Ramos Mejía partido de La Matanza, en la zona oeste del Gran Buenos Aires.

Al momento de escapar, los delincuentes le exigieron al exfutbolista las llaves de su camioneta Citroën Air Cross y finalmente huyeron en el rodado, dejandolo a él maniatado en la cocina de la casa.

Luego de dar aviso al 911, acudieron al lugar efectivos de la comisaría oeste 2da. de Ramos Mejía y luego la fiscal Alejandra Núñez, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 8 del Departamento Judicial de La Matanza, a cargo de la causa, quien trabajó junto a personal de la Policía Científica y de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de esa jurisdicción.

Los peritos lograron levantar doce huellas dactilares aptas para cotejo, mientras que los investigadores obtuvieron registros de cámaras de seguridad de la zona en donde se observa a los asaltantes y en el vehículo en el cual se trasladaban. (Télam)