Una jueza volvió a rechazar la libertad condicional del empresario Horacio Santiago Conzi, condenado por asesinar en 2003 al joven Marcos Schenone en la localidad bonaerense de Béccar, al considerar que no puede reincorporarse a la sociedad y que durante los 19 años que lleva cumpliendo condena tuvo una "actitud desafectiva y desobediente", informaron hoy fuentes judiciales.

El fallo pertenece a la jueza de Ejecución Penal 2 de San Isidro, Victoria Laura Elías García Maañón, quien como ya hizo en oportunidades anteriores, le denegó a Conzi la posibilidad de salir de la cárcel con el beneficio de la libertad condicional.

"Horacio S. Conzi no se encuentra en condiciones de ser reincorporado a la sociedad", afirmó la jueza en una de las frases más categóricas de su resolución, a la que accedió Télam.

El exempresario gastronómico, condenado a 24 años y nueve meses de prisión por el homicidio de Schenone, está detenido en un sector de régimen semiabierto y con resguardo sanitario de la Unidad 48 de San Martín, ya que tiene 63 años y además presenta una enfermedad coronaria preexistente, un tipo de arritmia -fibrilación auricular crónica- que lo obliga a estar anticoagulado y a someterse a controles permanentes.

Su defensora oficial, Patricia Colombo, había planteado que Conzi estaba en condiciones de acceder al beneficio porque lleva mucho más tiempo detenido -19 años-, que el requisito de las dos terceras partes de la condena, mencionó que las autoridades penitenciarias lo evaluaron con "conducta ejemplar 10", que realiza constantes cursos de capacitación, educación y trabajo y que además, por su patología cardíaca, se encuentra dentro del grupo de riesgo respecto del Covid-19.

También señaló la defensa que, según el último informe psicológico del penal, Conzi asumió los hechos imputados y dijo expresamente "estar arrepentido por la pérdida de la vida de un joven y el daño a su familia" y por el impacto que el caso tuvo "en su propia vida y el daño a su hermano y a su padre".

En la resolución, la jueza reconoció la conducta ejemplar de Conzi y que desde abril de 2021 trabaja en "el sector jardín de la Unidad que lo alberga", pero sobre el estudio cuestionó el hecho de que "no reanudó la carrera de Sociología que venía efectuando".

"Considero inoportuno disponer la soltura definitiva del condenado, pues cierto es que siempre ha desplegado buen comportamiento intramuros, sin embargo en la primer oportunidad que tuvo para demostrar el grado de avance en el tratamiento penitenciario y su capacidad de comprender y respetar la Ley, Conzi no hizo más que mellar la confianza en él depositada, circunstancia que demuestra su incapacidad de ajustarse a las normas socialmente aceptables, y por ende el fracaso del proceso de resocialización", sostuvo la jueza.

Además, Elías García Maañón afirmó que "efectuando una retrospección de todos lo acontecido, me es inexorable ponderar integralmente el comportamiento desplegado por el interno, para sostener la dificultad de Horacio Santiago Conzi en ajustarse a las reglas, situación acrecentada por la imposibilidad del condenado y su grupo familiar -hermano- de ajustarse a las condiciones impuestas e incluso respetar la sensibilidad de las víctimas y la sociedad en su conjunto".

En este punto, la jueza tomó en cuenta los sucesivos incidentes que en 2019 protagonizó Conzi y llevaron a que la misma magistrada revocara el beneficio de la prisión domiciliaria que le había otorgado por sus cuestiones de salud.

Primero publicó por Facebook que estaba feliz de haber vuelto a su casa y se sentía "saludable 1000%"; luego se arrancó la tobillera electrónica porque le apretaba; después, su hermano Hugo subió también a Facebook un video donde se veía a Conzi violando la domiciliaria cuando paseaba por la vereda de su casa de Boulogne a las dos cabras que tienen como mascotas; y finalmente, el 16 de julio de ese año salió de su casa durante 12 minutos con la excusa de que había ido a ayudar a su hermano Hugo a empujarle el auto que no arrancaba, cuando éste debía ir al cementerio a llevarle flores a la tumba de su madre.

Sobre los recientes informes psicológicos, la jueza opinó: "Considero que la actitud desafectiva y desobediente mantenida por el condenado a lo largo de la pena que se viene ejecutando (…) no puede verse morigerada por el incipiente proceso reflexivo informado por el área psicológica de la Unidad".

"No vislumbro que el proceso de resocialización indispensable para avanzar en el tratamiento penitenciario hacia una libertad anticipada, siquiera haya iniciado, conforme los lineamientos de la ley de ejecución penal", agrega la resolución.

Voceros judiciales indicaron a Télam que disconforme con la decisión de la jueza Elías García Maañón, la defensa de Conzi apeló este fallo ante la Cámara de Apelaciones y Garantías de San Isidro.

Conzi fue condenado a 24 años y nueve meses de prisión por haber asesinado el 16 de enero de 2003 a Schenone (23) cuando persiguió y efectuó 14 disparos contra el remís en el que viajaba por la avenida del Libertador, a la altura de Béccar.

Para la Justicia, el empresario cometió el hecho luego de haber tenido un ataque de celos cuando vio dentro de su restaurante "Dallas-Las Olas Boulevard" que el joven se besaba con una chica a la que él había intentado conquistar esa noche.

El homicida estuvo prófugo casi dos meses hasta que la Policía lo capturó en Mar del Plata con una peluca y bajo una falsa identidad. (Télam)