Las siguientes son las frases y situaciones más destacadas de la declaración testimonial ante la Justicia y de manifestaciones a la prensa que hizo hoy Juan Pedro Guarino, uno de los jóvenes que estuvo imputado por el crimen de Fernando Báez Sosa y luego fue sobreseído:


-"Yo vine a ayudar", dijo cuando el fiscal Juan Manuel Dávila le remarcó que era "muy importante" que continuara mirando un video del ataque, ante el cual en un momento dijo "no quiero ver más, perdón.


-"Seguí juntándome con mi grupo de amigos habitual, ellos saben cómo soy yo y dentro de todo esto, perdón, para mí una mierda, fui a la psicóloga, me cambié de carrera", expresó ante una pregunta del defensor de los rugbiers, Hugo Tomei, sobre las consecuencias personales de su detención y sobreseimiento.


-"Todavía no lo puedo creer"


-"No con todos (los acusados) tenía una amistad íntima", dijo al aclarar que era amigo de Luciano y Ciro Pertossi, que Blas Cinalli era amigo del colegio y que a Máximo Thomsen lo conocía de rugby.


-"Estaba muy enojado", describió sobre el momento en el que regresó a la casa de Villa Gesell tras el ataque cometido en la puerta de "Le Brique".


-"Intenté cortar todo tipo de relación. Los días los tenía que pasar igual con ellos. Pude cortar cuando salí", manifestó sobre su relación con los acusados.


-"Sigo teniendo tristeza, enojo, dolor, no puedo creerlo"


-"Vi a Máximo (Thomsen) al lado de un chico tirado. Me imaginé que se estaban peleando de vuelta, y ya cansado, me fui. Porque habíamos ido de vacaciones a pasarla bien. Ellos ya se habían peleado en otras ocasiones".


Durante la audiencia, Guarino dijo que recién a la tarde del 18 de enero de 2020, cuando ya habían sido detenidos, se enteró "por un policía" que Fernando había sido asesinado.

Además dijo "sí", cuando Burlando le pidió confirmar si la persona con la que sus amigos habían tenido un incidente dentro del boliche "Le Brique" era la misma atacada afuera, aunque aclaró que se enteró "después" y no identificó a ninguno de los rugbiers pegándole a la víctima cuando le exhibieron los videos.


Guarino no miró a los imputados cuando le pidieron ponerse de pie para analizarlos videos del ataque y luego reconoció durante la audiencia la voz de Lucas Pertossi como quien dijo "caducó" en un audio de Whatsapp que envió al grupo de amigos tras el crimen.


Finalmente, antes de concluir su declaración dijo: "Quiero expresar mis condolencias a la familia, que nunca pude hacerlo" (...) "todos los días desde que pasó me pregunto si podría haber hecho algo para que no pasara".


En tanto, al salir de los tribunales tras declarar y cuando la prensa le preguntó si fue difícil para él identificar a quienes eran sus amigos en un video, dijo: "No, quiero que se hagan cargo de lo que hicieron. La verdadera Justica es que Fernando vuelva y gracias a ellos no va a ser posible".


-"Es muy doloroso para mí, para mi familia, para la familia de Fernando. Yo lo único que quiero es justicia por él y que la familia, con lo que intenté ayudar hoy yo, pueda encontrar un poco más de paz".


"Intenté no ser invasivo. Quería que vean que fui sincero", dijo llorando, sobre una carta que les entregó a los padres de Fernando. (Télam)