Loana Martínez, hermana del policía detenido por el femicidio de Úrsula Bahillo, la joven hallada asesinada en Rojas el lunes, manifestó hoy que su hermano "va a tener pagar por lo que hizo" y agregó que su familia "no tiene nada que ver con eso".

"Estamos muy mal. Todavía no caído de todo lo que está pasando. La familia está mal porque lo que pasó fue algo muy feo con Úrsula. Tuvimos que irnos de mi casa por amenazas. Somos víctimas y lo sentimos. Lo que hizo mi hermano, nadie lo defiende y lo va tener que pagar", dijo la joven al canal C5N.

La joven también aseguró que Úrsula y su hermano "se veían a escondidas", que "salían a pasear" y que ella "no veía cosas violentas entre ellos".

La chica también anunció que va a denunciar a los que dicen mentiras sobre su hermano y en ese sentido afirmó: "Quiero aclarar que lo que está diciendo sobre mi hermano es falso, todo falso y los voy a denunciar por falso testimonio. Yo en mi casa nunca vi algo violento, verbal o físico. Nunca vi nada".

La joven que junto a su familia se tuvo que mudar debido a amenazas que según dijo reciben tras el femicidio de Úrsula y la detención de su hermano, añadió: "Yo estoy igual que todos. Estamos en shock. Mi hermano no mataba una mosca, aunque sabíamos que tenía denuncia".

"Yo no defiendo a mi hermano. Él estaba mal y cansado. Tuvimos que irnos de mi casa porque recibimos amenazas. No tenemos la culpa de lo que pasó. La culpa es de Matías. Sabíamos que mi hermano tenía perimetral pero Úrsula iba a ver a mi hermano a mi casa", contó Loana, quien, por último, agregó que ella tenía una "buena relación" con la víctima. (Télam)