Uno de los adolescentes que iba en el automóvil junto a Lucas González, el futbolista asesinado de un balazo en la cabeza por policías de la Ciudad que los interceptaron y les dispararon en el barrio porteño de Barracas, aseguró hoy que los efectivos que bajaron del vehículo sin identificación parecían “chorros” que iban a robarles, ya que les apuntaron "con arma en mano”.

Se trata de Niven, quien contó esta tarde a Telefé Noticias que ayer con la víctima y los otros dos adolescentes se fueron a probar al club “Barracas Central, que es cerca de una villa”, y que le “ofrecieron” llevarlo, ya que todos eran oriundos del partido bonaerense de Florencio Varela, y que solo conocía a uno de ellos, que viajaba sentado “atrás” junto a él.

El adolescente relató que luego de la prueba, pararon en “un kiosco a comprar dos jugos” y cuando emprendían el regreso, en un semáforo en rojo “un auto” se les “cruza”.

“Bajan así chorros, tipo a robarnos, a apuntarnos así ya con arma en mano, y estaba de frente Lucas, encima tenía la ventana abierta”, señaló Niven.

Ante esa situación, él pensó que ya le robaban, “porque no parecían nada policías”.

“Cuando intenta doblar (el conductor) yo me agacho y ahí nomás escucho cinco disparos más o menos, yo no levanté la cabeza hasta que paró, y ahí lo veo a Lucas, que estaba adelante mío, y veo que le sale una bala por acá (señala la cabeza)”, momento en que su amigo grita: “Está muerto, lo mataron”.

Click to enlarge
A fallback.

Por último, estimó que solo pasaron “cinco minutos” desde que salieron del club, subieron al auto y compraron el jugo hasta que fueron interceptados y baleados.

(Télam)