Una policía y dos personas que trabajan como personal de seguridad en un boliche bailable de Rosario fueron detenidas hoy y serán imputadas el lunes en el marco de la investigación por la muerte del joven Carlos “Bocacha” Orellano (23), quien apareció muerto en el río Paraná en febrero de 2020 tras haber ido a bailar con amigos, informaron fuentes judiciales.

El fiscal que investiga el hecho, Patricio Saldutti, ordenó tres allanamientos que se realizaron a las 6 de esta mañana en las localidades de Funes, Ibarlucea y Villa Gobernador Gálvez, del Gran Rosario.

Voceros judiciales explicaron a Télam que en los procedimientos fueron arrestados una policía, llamada Karina Gómez (41), y dos patovicas del boliche “Ming” identificados por las siglas de sus nombres como E.O.L (30) y F.C.M (53).

La Fiscalía se reservó los roles que les adjudicará a los detenidos, que enfrentarán una audiencia el próximo lunes “en horario a confirmar”, informó hoy el Ministerio Público de la Acusación (MPA).

Gómez prestaba servicio adicional en el boliche “Ming” la noche del 23 de febrero de 2020, cuando el joven Orellano fue a bailar y fue visto por última vez, hasta que su cuerpo apareció flotando en el río Paraná dos días después.

Su pareja, el policía Gabriel Nicolossi, quien también realizaba adicionales en el boliche, es el único detenido en la investigación por la muerte.

En tanto, los otros dos arrestados esta mañana se desempeñaban como patovicas la noche del hecho, informaron fuentes judiciales.

Según la investigación, “Bocacha” Orellano fue a bailar con amigos a “Ming” el domingo 23 de febrero, un boliche ubicado sobre la rivera central de Rosario, junto a un grupo de amigos.

La última vez que fue visto intentaba ingresar al VIP del local, ya en la madrugada del lunes.

Su familia denunció la desaparición al día siguiente y el cadáver apareció en el río Paraná, a pocos metros del boliche, el miércoles 26 de febrero del año pasado.

La familia y el abogado querellante, Salvador Vera, denunciaron que “Bocacha” fue golpeado por los patovicas del boliche y arrojado al río, por lo que consideran que se trató de un homicidio.

El fiscal aguarda los resultados de exámenes complementarios solicitados a peritos forenses de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, para determinar si el joven cayó con vida o muerto al río.

En cuanto a los detenidos, la Fiscalía informó que “los roles y calificaciones legales que se le asignarán a cada imputado se reservan para la audiencia imputativa, donde la Fiscalía expondrá la teoría del caso que se viene investigando y fortaleciendo con medidas investigativas y testimonios aportados en el transcurso de la investigación”. (Télam)