Una nena de 6 años resultó herida de dos balazos al quedar en medio de una balacera ejecutada por dos hombres que perseguían a un joven de 18 años que también fue lesionado, informaron hoy fuentes policiales y judiciales.

El hecho se registró anoche, poco después de las 22.30, sobre la calle Presidente Quintana al 3.700 de la zona oeste de Rosario, consignaron a Télam las fuentes consultadas.

La niña caminaba junto a su madre para ir a comprar una gaseosa al almacén de la cuadra donde vive cuando dos hombres pasaron a los tiros corriendo persiguiendo a un joven.

En esas circunstancias, la nena fue herida de dos balazos, por lo que fue trasladada por su madre al hospital de Niños Víctor J. Vilela, donde los médicos constataron que presentaba lesiones en el abdomen y en el muslo izquierdo.

"La niña fue operada y se encuentra en la unidad de cuidados intensivos transcurriendo el postoperatorio, estable, hemodinámicamente compensada", indicó esta mañana a la prensa local la subdirectora del centro asistencial, Carolina Binner.

Al respecto la profesional alertó: "En lo que va del año, según las estadísticas de nuestro hospital -Víctor J.Vilela- ya son 14 los niños que ingresaron heridos y que son víctimas de hechos de balaceras".

Según la pesquisa, tras herir a la niña, los dos hombres, aún no identificados, alcanzaron a las pocas cuadras al joven que perseguían, a quien también balearon.

El muchacho, identificado como Lucas Daniel R. (18), fue trasladado al hospital de Emergencias, donde los médicos constataron que presentaba al menos cuatro heridas de arma de fuego en distintas partes del cuerpo, por lo que esta mañana permanecía internado en estado delicado, añadieron los informantes.

Los peritos de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) secuestraron a lo largo de las cuadras donde se registró la balacera 30 vainas servidas calibre 9 milímetros y dos cartuchos intactos 9 milímetros.

Asimismo, constataron que varios autos que estaban estacionados sobre las cuadras donde se produjo el hecho fueron dañados con impactos de las balas.

Según contaron testigos, los tiradores llamaban por su nombre al joven que perseguían, por lo que una de las hipótesis que manejan los investigadores es la de un ataque de miembros de bandas delictivas que estaba dirigido hacia el muchacho al que conocían y en el que la niña herida y su madre que resultó ilesa fueron víctimas circunstanciales.

El caso es investigado por la fiscal de homicidios dolosos de turno en Rosario, Gisela Paolicelli, quien ordenó una serie de medidas que apuntan a determinar la mecánica del hecho e identificar a los tiradores. (Télam)