(Por Emmanuel Dalbessio y Ernesto Zambrini) Contradicciones entre los dichos de policías y testigos, una investigación deficiente, un allanamiento montado para la prensa y el empleo irregular de un perro detector de estupefacientes para avalar el procedimiento, fueron algunos de los fundamentos que llevaron a la justicia a absolver y liberar luego de dos años al bautizado "Patrón de Moreno", un hombre señalado como líder de una banda narco de ese partido bonaerense.

En un fallo de 43 páginas, al que tuvo acceso Télam, el juez Héctor Sagretti, del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de San Martín, confirmó la absolución de Silvio Gastón Canteros (39), a quien la policía bautizó ante los medios de prensa como "El Patrón de Moreno", en alusión al narco colombiano Pablo Emilio Escobar Gaviria y la serie "El Patrón del Mal".

En primer lugar, el magistrado tuvo en cuenta la decisión del fiscal de juicio, Marcelo García Berro, quien no solo no acusó a Canteros sino que señaló diversas irregularidades por las cuales consideró "nulo" el allanamiento realizado en la casa del imputado y sostuvo que con "la prueba incorporada al debate no había podido acreditarse" su participación en un delito.

En la misma línea se manifestó el defensor oficial Alejandro Arguilea, representante del acusado.

Canteros fue detenido junto a su pareja en agosto del 2019 en su vivienda situada en la localidad de La Reja, partido de Moreno, llamada "Quinta Nápoles", en referencia a la "Hacienda Nápoles", del extinto líder del Cartel de Medellín.

Según la instrucción policial y de la fiscalía de primera instancia, el acusado "tenía bajo su poder de disposición y custodia" 251 envoltorios de marihuana por un total de 1,201 kilos, y 39 envoltorios con 38 gramos de cocaína.

Click to enlarge
A fallback.

Además, siempre según esos investigadores, se secuestraron en su casa armas de distintos calibres, aunque luego se determinó que se trataba de réplicas.

Tras ese operativo, tanto Cantero como su pareja quedaron detenidos.

La mujer logró ser liberada a los cinco meses, mientras que él quedó dos años en prisión hasta el juicio realizado el mes pasado.

Al alegar en el debate, el fiscal García Berro sostuvo que de la causa surgen "violaciones a las disposiciones procesales y constitucionales" en la orden de allanamiento a la casa de Cantero, al tiempo que destacó que no existe constancia de investigación previa que acredite motivos suficientes como para llevarlo a cabo.

"Tampoco se tomaron fotos o filmación de Canteros, ni se corroboró que alguno de los policías hiciera seguimientos de Canteros, ni se estableció que alguien viera por su parte las tareas compatibles con la comercialización de droga", sostuvo el acusador.

El representante del Ministerio Público Fiscal destacó también "la inexistencia de la requisa de los policías de forma previa al procedimiento".

Entre los argumentos del fiscal, que el juez dio por acreditados al momento de absolver a Canteros, consta la maniobra irregular mediante la cual se encontró la droga en la casa del acusado.

Según surge de diversos testimonios, muchos de los cuales se contradicen entre sí, los envoltorios de marihuana y cocaína fueron hallados en una bajo mesada ubicado en la cocina de la casa, que fue revisado dos veces.

Recién en la segunda oportunidad, cuando se hizo ingresar a un perro detector de estupefacientes y se retiraron a los testigos del lugar, las dosis fueron encontradas.

Una de las personas que fue convocada como testigo, declaró que en una primera inspección de la cocina "revisaron todo y no encontraban nada", que luego llevaron a los testigos a otra casa y que más tarde, cuando los hicieron ingresar otra vez a la quinta "la droga ya estaba ahí", por lo que no pudo ver "el momento en que el perro (la) encontró".

Cantero y su pareja siempre aseguraron que esa droga fue "plantada" por los policías para dar aval al inicio de la causa en su contra.

Incluso, al declarar, el acusado recordó que un policía le dijo "qué circo te están armando pibe", mientras que otros dos efectivos "le pidieron plata" para no llevarse a su novia detenida.

Por último, expresó que lo que vivió "fue una aberración total" y denunció que le robaron varios objetos de valor durante la requisa.

Otro de los fundamentos mencionados por el fiscal García Berro en el debate fue la "existencia de una filmación editada (sobre el procedimiento), cuando los policías dijeron que no se había filmado" nada, en la que aparece un simulacro de traslado del detenido para exhibirlo ante los medios de comunicación.

En ese traslado, se vio el rostro del llamado "Patrón de Moreno", dejaron a la prensa acercarse para interrogarlo e, incluso, tocaron el material secuestrado, enfatizó el fiscal.

Al respecto, el defensor de Canteros calificó todos ese operativo y la causa que se inició como un "exasperante circo mediático y político".

Además, en su exposición ante el Tribunal dijo que los testigos civiles convocados para el allanamiento "de algún modo tenían alguna vinculación con las fuerzas de seguridad" y denunció que le sustrajeron a su defendido "mil dólares y veinte mil pesos" de su casa.

Mientras algunos de los diez policías que participaron del procedimiento declararon que fueron citados sin conocer la causa, otros dijeron que participaron de la investigación previa e indicaron que Canteros "le cobraba al narcotráfico de Moreno, haciéndose pasar por policía" y "tenía vínculos con el municipio".

Canteros sostuvo que siempre se dedicó a la comercialización de artículos de computación y que desde hacía unos años había comenzado a comprar y vender vehículos.

Tras dar por acreditadas las irregularidades, el TOC 1 de San Martín dictó la absolución y la liberación inmediata de Canteros, quien estaba detenido en el Complejo Penitenciario Federal 1 de Ezeiza.

Además informó a la defensa que queda a su disposición la grabación del debate oral, el acta y el expediente "para que acudan, si tal es su criterio, ante el juzgado competente, para que formule la denuncia que estime menester". (Télam)