Una ama de casa, una diseñadora industrial, una psicóloga, dos mecánicos, un empleado y un desocupado fueron parte del jurado popular, conformado por 12 integrantes, que declaró culpable por unanimidad al israelí Gilad Pereg de los asesinatos de su madre y su tía, cometido en Mendoza en 2019.

Los 12 miembros del jurado titular y cuatro suplentes, de quienes está prohibido dar a conocer sus identidades, escucharon a todos los testigos, abogados y fiscales y hasta al propio acusado, entre el 26 de octubre pasado, cuando comenzó el debate, hasta esta mañana, con los alegatos de clausura y las "últimas palabras" de Pereg.

De entre 21 y 46 años, los jurados fueron elegidos por sorteo y tienen distintas profesiones y oficios, y entre ellos hubo incluso un joven de 21 que se encuentra desocupado.

El jurado titular estuvo conformado por una ama de casa (38), una diseñadora industrial (35); una peluquera (31); una empleada doméstica (33), una psicóloga (26); una gastronómica (46), dos mecánicos (23 y 24), dos metalúrgicos (32 y 44), un empleado (42) y el joven desempleado.

En tanto los jurados suplentes fueron una docente (35), una trabajadora autónoma (46), un operario de bodega (31) y un empleado gráfico (34).

Los 16 fueron instruidos antes del inicio del juicio acerca de cómo seguir adelante las instancias del proceso y hoy, previo a retirarse para deliberar, también recibieron directivas por parte de la juez técnica que dirigió el debate, Laura Guajardo.

Click to enlarge
A fallback.

En la audiencia de cesura, el jurado titular eligió a un representante, que fue un hombre que leyó el veredicto condenatorio para Pereg que, luego, recibió la pena de prisión perpetua.

La jueza técnica Laura Guajardo les leyó finalmente las condiciones que imponía haber sido jurados populares, como la imposibilidad de divulgar detalles de las deliberaciones realizadas previas al veredicto, y les agradeció haber participado del juicio. (Télam)