Una adolescente de 15 años disparó contra su madre tras una discusión, aunque hirió a su pequeño hermano, de 4, y luego escapó y se ocultó en un campo, desde donde atacó a tiros a la policía cuando acudió al lugar a reducirla, en una zona rural situada en el límite de las localidades entrerrianas de Crespo y Villa Libertador San Martín, informaron hoy fuentes policiales.

El hecho, en el que la joven efectuó más de 20 disparos, ocurrió ayer en una vivienda ubicada a la altura del kilómetro 31 de la ruta provincial 131, en el límite entre las mencionadas localidades de los departamentos Diamante y Paraná.

La segunda jefa de la comisaría de Villa Libertador San Martín, Fernanda Toffoli, explicó hoy que la adolescente discutió con su madre, tomó una carabina calibre 22 que había en la casa y comenzó a disparar con intenciones de herirla.

Pero el disparo impactó en su pequeño hermano, quien se hallaba al lado de su mamá y resultó herido en un glúteo.

"La señora salió con lo puesto y con el nene pidiendo auxilio a la ruta, donde un hombre pasó, los llevó hasta el hospital de Crespo y dio aviso a la policía", detalló Toffoli en diálogo con Télam.

En tanto, la joven buscó dos cajas de cartuchos y con del arma se adentró en el campo, desde donde comenzó a disparar a la policía que llegó al lugar.

"Disparaba al móvil de guardia, por lo que tuvimos que pedir refuerzos a la Jefatura de Diamante, a unos 25 kilómetros de donde ocurría el hecho", señaló la segunda jefa de la seccional.

"Durante más de dos horas intentamos dialogar pero era imposible, estaba ofuscada, escondida entre un par de pastizales, donde se acostaba y se levantaba y nos tiraba, en una situación alejada de lo que es la cotidianidad de acá", describió Toffoli.

Según dijeron los familiares a la policía, fue la primera vez que la joven manipuló un arma, aunque "tiraba y los impactos eran cercanos", resaltó la funcionara.

Por ello arribó a la escena el Grupo de Operaciones Especiales (GOE) de la Policía de Diamante, que comenzó a introducirse en el campo con escudos protectores hasta estar a 10 metros de la adolescente.

"Cuando la chica los ve, les tira", contó Toffoli, quien agregó que fue entonces cuando los efectivos efectuaron un disparo al suelo, lo que hizo que la joven se asustara y soltara el arma.

En poder de la chica se secuestró la carabina que portaba, con 10 cartuchos, una mira telescópica y otro cargador con 15 cartuchos.

En tanto, a pocos metros fue hallado su celular, vainas servidas y el estuche del arma.

La joven fue derivada a la División Minoridad de la policía local e intervino el personal del Consejo Provincial del Niño, el Adolescente y la Familia (Copnaf), que inicialmente la dejó al cuidado de una de sus tías.

No obstante luego fue internada en el hospital de Diamante para realizarle estudios clínicos y mentales.

En ese sentido, Toffoli señaló a Télam que la joven "tenía una esquela pegada en una de las puertas de la casa, con terminología rara y con un texto muy agresivo".

Por otro lado, su hermano herido fue trasladado al hospital de Crespo y derivado después al Sanatorio del Niño de Paraná, donde fue operado ya que la bala le impactó en uno de sus glúteos y tras un recorrido le salió por una ingle.

Desde la clínica informaron que el niño "evoluciona favorablemente sin correr peligro de vida", aunque continuará internado para realizarle estudios que descarten otros inconvenientes. (Télam)