Un efectivo de la policía bonaerense que cumple tareas en Villa Gesell dijo hoy que fue el rugbier Máximo Thomsen quien involucró al remero de Zárate Pablo Ventura en el crimen de Fernando Báez Sosa, al decir que era suya una zapatilla secuestrada en la casa donde veraneaba el grupo.

El policía Mariano Rolando Vivas dijo esta, mañana al declarar en la quinta jornada del juicio que se lleva adelante en Dolores, que "Thomsen manifestó que (la zapatilla) era de Pablo Ventura", con lo que se convirtió en el primer testigo en identificar a quién involucró falsamente al remero que pasó unos días injustamente detenido hasta que fue sobreseído. (Télam)