Un joven motociclista de 21 años murió al ser atropellado por una oficial de policía que conducía una patrulla sin sirena y cruzó en contramano y con semáforo en rojo cuando aparentemente iba detrás de una ambulancia rumbo al hospital de la localidad bonaerense de San Martín, por lo que quedó detenida, informaron hoy fuentes policiales y judiciales.

El hecho ocurrió ayer en la intersección de la avenida Ricardo Balbín y la calle Pueyrredón, de la mencionada localidad de la zona norte del conurbano bonaerense, donde esta mañana se registró un corte de calles en protesta por el episodio.

Según informaron las fuentes en base al relevamiento de las cámaras de seguridad, una camioneta policial Ford Ranger, con balizas aunque sin sirena, circulaba por la avenida Ricardo Balbín y, cuando pretendía cruzar una esquina, se pasó al carril de contramano para evitar la fila de autos y pasó en rojo el semáforo.

En ese momento, por lo que quedó registrado en las imágenes, embistió una moto Zanella azul conducida por el motociclista Ignacio Nicolás Yustos (21).

Según informaron las fuentes a Télam, la víctima sufrió graves lesiones, especialmente en la cabeza, que le provocaron pérdida de masa encefálica, por lo que fue traslada al Hospital Municipal Thompson, donde murió.

Según las fuentes, la oficial de policía, identificada como Agustina Gutiérrez, que al momento del hecho iba con otro compañero de la fuerza supuestamente escoltando una ambulancia que iba a ese mismo hospital, quedó formalmente detenida por el delito de “homicidio culposo agravado por ser vehículo oficial y por cruzar semáforo en rojo”.

Voceros con acceso a la causa informaron que la mujer policía será indagada durante las próximas horas.

En el lugar del hecho trabajó la fiscal a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 4 de San Martin, Ana Rosa De Leo, quien convocó a personal de Gendarmería a los fines de realizar las pericias correspondientes.

Si bien en un primer momento la policía alegó que conducía a alta velocidad porque quería alcanzar a la ambulancia que se le había adelantado demasiado, voceros judiciales explicaron que el protocolo en estos casos es claro y que las patrullas policiales deben utilizar las sirenas y frenar en las esquinas para asegurarse de que nadie esté circulando cuando pretenden cruzar, ya sea en ante una emergencia o no.

Además, los investigadores intentan determinar si es verdad que escoltaban a una ambulancia, ya que la misma no fue observada en las imágenes de las cámaras de seguridad que captaron el accidente.

Una de las sospechas es que la ambulancia había doblado por otra calle y que el patrullero la había perdido y por ese motivo circulaba a alta velocidad.

Los pesquisas ya lograron identificar al ambulanciero y al médico de esa supuesta ambulancia por lo que declararán en las próximas horas, dijeron las fuentes judiciales.

En el día de ayer, el oficial que iba de acompañante prestó declaración testimonial ante la fiscal De Leo y manifestó que con la patrulla venían abriendo camino al vehículo que se dirigía al Hospital Thompson, aunque desde la fiscalía consideraron que “la ambulancia puede abrirse camino sola”.

Esta mañana, en diálogo con el canal TN, Pedro, abuelo de la víctima, contó que el joven "venia de un trabajo porque era peluquero"

"Pasó el patrullero el semáforo en rojo. Él (por su nieto) tenía luz verde para pasar y se lo llevo puesto y me lo mató”, expresó.

“No sé si iban a buscar a la ambulancia o a correrla o alcanzarla pero lo agarró y lo partió al medio”, continuó el abuelo, quien dijo que quiere "nada más Justicia" y que "paguen por lo que pasó”

“Iba de la casa a la peluquería, de la peluquería a la casa, hacía cortes a domicilio, la semana pasada estuvo en mi casa y me cortó el pelo, era hermoso, no tengo palabras para definir lo que era mi nieto”, expresó Pedro con la voz quebrada, al asegurar que su nieto era una "excelente persona" que "nunca estuvo preso, no robó, no se drogaba, no tomaba". (Télam)