Un juez jujeño justificó hoy el otorgamiento de cese de detención para un hombre denunciado por violencia de género, quien 20 días después de obtener la libertad asesinó a golpes y puñaladas a su expareja.

En conferencia de prensa, el juez de Violencia de Género Pablo Pullen Llermanos intentó deslindar responsabilidades sobre el caso que culminó con un femicidio, al defender el cese de detención del autor del crimen sobre quien pesaban varias denuncias por violencia de género, según refirieron a Télam familiares de la víctima.

El pasado 12 de febrero poco antes de las 20, Marina Patagua (46), madre de cuatro hijos, fue encontrada en el suelo de una vivienda ensangrentada por una brutal golpiza y varias puñaladas que le asestó Juan Carlos Gutiérrez (44), quien intentó autolesionarse cuando efectivos policiales ingresaron a una casa del barrio Los Huaicos.

Pullen Llermanos dijo que durante la feria judicial se “presentó un pedido de cese de detención del imputado Gutiérrez por una causa de lesiones leves agravada por la condición de la víctima y violencia de género” y sostuvo la resolución que le otorgó la libertad es “ajustada a derecho e inatacable”.

El juez señaló que su resolución “está fundada”, y consideró que la decisión “brindaba todo el apoyo desde el Juzgado a la señora Patagua para que no ocurriera lo que finalmente pasó”.

Más adelante, hizo alusión al dictamen emitido por el Ministerio Público de la Acusación (MPA), el cual se oponía al cese de detención, “pero es así en el 90 por ciento de los casos que se presenta en este juzgado”, justificó.

“Ellos se oponían con un informe psicológico que daba riesgo moderado como muchos otros casos”, relató y advirtió que presentará ante el Superior Tribunal de Justicia un informe por un dictamen de “idénticas” característica emitido por la fiscalía.

Por otra parte, cargó contra la mujer asesinada al indicar: “Nosotros tratamos de evitar el hecho a toda costa. La víctima fue consultada por el MPA y dijo que estaba de acuerdo con que saliera de prisión Gutiérrez y que ella quería volver con él”.

“Nosotros, cuando dicen eso, siempre analizamos la situación, porque pueden decirlo por estar dentro del círculo de violencia”, añadió.

En ese marco, expresó que “fueron a vivir a otro domicilio que está en el barrio Huaico, burlando toda posibilidad de que se acerque al domicilio anteriormente establecido. Le impuse una batería enorme de restricciones para acompañarla”.

“Ésta es una tarea interdisciplinaria, todos tienen que estar alerta”, denunció.

Al respecto agregó: “Había gente que sabía que se habían cambiado de domicilio, que se había burlado la restricción que nosotros pusimos, ese es un atropello. Dos de los hijos de la víctima sabían que vivía ahí con Gutiérrez”.

Los familiares de la víctima de femicidio manifestaron que el juez “intenta explicar sus acciones, dejando a violentos en libertad y que luego terminan cometiendo brutales asesinatos”.

“Nuestra madre en ningún momento recibió asistencia por parte de algún organismo que la asesore sobre el circulo de violencia que padecía”, dijo a Télam Rosita Patagua, hija de la mujer asesinada.

“El agresor -con quien había contraído matrimonio hace un año-, siempre buscaba la forma de manipularla, aun cuando se encontraba detenido porque le enviaba cartas con personas que lo iban a visitar”, reveló al contextualizar la relación que mantenían Patagua y Gutiérrez.

Además, aseguró que su madre “venía denunciando al femicida desde 2018 por hechos violencia de género que se repitieron durante este año, y no descartamos que lo haya acusado en otras oportunidades”.

“Estaba claro que era un hombre peligroso, tal como indicaban los informes psicológicos. Nosotros creemos que no se puede dar la libertad a un tipo que necesitaba asistencia psicológica permanente”, reclamó.

Gutiérrez estuvo detenido por agresiones tras una brutal golpiza contra Patagua que le provocaron heridas en la cara, distintas partes del cuerpo y un esguince de tobillo que le impidió asistir a su trabajo de cuidadora de una persona adulta mayor.

“Queremos se haga justicia, no queremos a jueces justificando a femicidas u otorgando beneficios a los asesinos”, reclamaron y adelantaron que se sumarán a las marchas de diversos colectivos de mujeres para que el caso “no quede impune” y se destituya al juez Pullen Llermanos.

(Télam)