Un fiscal pidió hoy que se condene a la pena de prisión perpetua a tres presos por haber iniciado un incendio que provocó la muerte de otros seis reclusos en el penal de la ciudad entrerriana de Victoria, en junio del 2018, y el tribunal a cargo del debate anunció que dará a conocer el veredicto el miércoles de la semana próxima.

Tal como lo había anticipado en el inicio del debate oral, el 7 de septiembre pasado, el fiscal Eduardo Guaita solicitó esta tarde la prisión perpetua para los tres imputados por "homicidio múltiple agravado por alevosía, ensañamiento, premeditación y utilización de un medio que genera un peligro común", en concurso ideal con "homicidio calificado en grado de tentativa y privación ilegal de la libertad agravada".

Para fundamentar su pedido, Guaita detalló que los acusados "ya estaban preparados" y planificaron el ataque, y presentó como pruebas los vídeos de las cámaras del penal y declaraciones de otros internos, funcionarios, peritos, estudios toxicológicos, y médicos forenses.

El pedido del fiscal coincidió con lo solicitado por las familias de las víctimas, representadas por los abogados Carlos Reggiardo y Diego Calderón.

Los imputados son Kevin Paniagua, que cumplía 13 años de prisión por dos homicidios cometidos cuando era menor; Maximiliano Chamorro, condenado a 4 años y medio por asaltos y tiroteos; y Ramón Framulari, preso hace seis años por varios hechos.

Tanto las defensoras oficiales Susana Alarcón y Agustina Quatrocchi, de Paniagua y Framulari; como el abogado Francisco Barbagelata, de Chamorro, pidieron la absolución de sus representados.

En tanto, tras los alegatos, el Tribunal de Juicio de Gualeguay, integrado por Dardo Tórtul, Javier Cadenas y Darío Crespo, pasó a un cuarto intermedio hasta el miércoles de la semana próxima, cuando dará a conocer su veredicto.

El juicio se desarrolló en el salón de los Bomberos Voluntarios de Gualeguay, debido a los protocolos por la pandemia y la gran cantidad de personas que participan del juicio, entre imputados, sus custodios, testigos y funcionarios judiciales.

El fuego en la Unidad Penal número 5 de Victoria comenzó a primera hora del 7 de junio de 2018 en los pabellones ubicados cerca del lavadero de la prisión, en el medio de una pelea entre dos grupos de presos de ese establecimiento, donde se encontraban alojados 150 internos.

En esas circunstancias, tres reclusos prendieron fuego un colchón, lo arrojaron adentro de un pabellón y cerraron la puerta, cuando en el interior había otros presos durmiendo.

Como consecuencia del fuego, varios reclusos sufrieron graves lesiones y fueron derivados a los hospitales de Victoria y de Paraná, donde luego murieron.

Los detenidos fallecidos fueron identificados como Vladimir Casco (20), Matías Marcelo Rodríguez (30); Marcelo Beber (31), Brian Alarcón (21), Francisco Coronel (19) y Justo Silva (53).

En tanto, el único sobreviviente, Emilio Oscar Suárez (27), estuvo internado en estado grave por fuertes quemaduras y heridas en sus piernas.

Durante el juicio oral declararon unos 30 testigos, entre ellos internos que fueron maniatados al negarse a participar del ataque; que intentaron salvar y ayudaron a apaciguar las llamas; y confirmaron que los tres imputados son los autores de los crímenes.

También dieron cuenta de que uno de los principales móviles fue la disputa por el control del pabellón, donde una de las víctimas no quería ingresar drogas al penal, en tanto que los acusados buscaban adquirir psicofármacos. (Télam)