Un joven fue detenido acusado de ser uno de los sospechosos de haber asesinado a otro que fue hallado golpeado en la cama y con una sábana enrollada en un pie en la habitación de una vivienda familiar deshabitada y desordenada en localidad de Villa Galicia, en el partido de Lomas de Zamora.

Se trata de Ariel Alejandro Pusch, alias “Arielito”, quien fue detenido en su vivienda ubicada en la calle José Vasconcellos al 400, en la localidad bonaerense de Banfield, en el mencionado partido del sur del conurbano bonaerense.

Fuentes policiales indicaron a Télam que Pusch fue apresado en el marco de la investigación por el homicidio de Tomás Valentín Pliego (22), quien fue atacado a golpes con un objeto contundente y hallado muerto la noche del lunes 18 de abril por su mamá en una habitación de una casa familiar deshabitada, situada en General Campos, entre Pintos y Miguel Cané, de Villa Galicia.

Personal de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de Lomas de Zamora lo detuvo tras un allanamiento solicitado por el fiscal Ricardo Silvestrini, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 11 del Departamento Judicial de dicho distrito.

El procedimiento se efectuó luego de que un familiar declarara el domicilio en dónde se encontraba el sospechoso junto a su familia.

El personal policía también apresó a los padres del joven acusados tenencia ilegal de arma de fuego y de estupefacientes.

Es que en la vivienda se incautó un revólver calibre .32; un arma de utilería; casi un kilo y medio de marihuana; cuatro teléfonos celulares y tres tarjetas Sube, que serán peritadas.

En tanto, por la misma causa hay otro joven prófugo, identificado como Kevin Nahuel Gómez, alías “Stunt”, quien los investigadores cree que participó del hecho junto a Pusch.

El fiscal Silvestrini le tomará declaración indagatoria a Pusch por el delito de “homicidio criminis causa en concurso real con robo agravado”, indicaron las fuentes.

Pliego fue asesinado a golpes dentro de una habitación de una casa familiar deshabitada donde el joven vivía y utilizaba para reunirse con conocidos y amigos para escuchar música hasta la madrugada.

Según explicaron las fuentes a Télam, el joven presentaba varios golpes en el pómulo derecho, la frente, hematomas en el lado derecho de la cadera y escoriaciones en los labios y en la espalda, aparentemente aplicados con un palo.

En base a dichos de testigos que escucharon y vieron movimientos en la zona, se cree que el domingo 17 de abril a la noche Pliego realizó una fiesta en esa casa, a la que asistieron amigos y conocidos suyos.

Aún resta determinar si los homicidas estaban entre los participantes de la fiesta o si irrumpieron en otro momento con fines de robo debido a que la puerta de entrada no estaba violentada con su llave del lado de adentro.

Se cree que las personas que atacaron al joven, luego se apoderaron del auto de la víctima, de su teléfono celular y de un televisor, detallaron los informantes.

La madre del joven fue la última persona de la familia que lo vio con vida el domingo de Pascuas a la noche cuando comieron juntos y, al no tener noticias suyas desde entonces, fue a buscarlo el lunes a la casa donde lo encontró asesinado.

Los pesquisas hallaron en la casa una balanza de precisión y envoltorios que en apariencia serían de drogas.

El informe de autopsia sobre el cuerpo de Pliego arrojó el mecanismo de muerte "traumatismo encéfalo craneano grave producto de un objeto contundente como un palo o un caño con data de muerte de 6 a 12 horas tras el hallazgo del cadáver". (Télam)